Es muy activa en redes sociales, sobre todo en Twitter. ¿Qué le aporta como docente estar conectada a través de las redes sociales?
Me siento aprendiz permanente. Estar en Twitter me aporta conocimiento y aprendizaje. Compartir experiencias con otros docentes, conocer las prácticas de otros compañeros y leer a referentes del mundo educativo me abre las puertas a nuevas formas de hacer y sentir la docencia. Para mí, Twitter es una potente herramienta de aprendizaje informal.

¿Qué beneficios cree que tiene el uso de las TIC en el ámbito educativo?
Las TIC amplifican el aula. Un buen uso y gestión de las TIC facilita ir más allá de las paredes del aula, expandirla, enriquecerla y crear situaciones y entornos de aprendizaje que sin ellas serían imposibles.

¿Y qué peligros, o qué retos tiene por delante?
En cuanto a los retos TIC centrados de forma específica en la Educación Física, me gustaría llegar a materializar una necesidad real detectada en nuestro estudio realizado junto a mis compañeros de equipo Montse Guitert, Carles González, Lluís Almirall, Carles Zurita y Josep Mª Piulachs. La necesidad de disponer de aplicaciones móviles específicas para Educación Física que faciliten la autogestión y monitorización de la condición física saludable del alumnado y el uso de marcadores colectivos como técnica cooperativa. En nuestro estudio demostramos la importancia del m-learning (aprendizaje móvil) como herramienta amplificadora del aprendizaje en el aula de Educación Física.

¿Qué pueden aportar las TIC a un ámbito como el de la Educación Física? ¿Qué oportunidades detecta?
Fruto de nuestro estudio observamos oportunidades a nivel docente y a nivel del alumnado. A nivel docente, las TIC facilitan el trabajo colaborativo virtual entre profesores. Permiten crear comunidades virtuales de práctica potenciando nuevas formas de enseñar y aprender. Nuevas maneras de enfocar y vivir la docencia en colaboración. Las TIC rompen las barreras espaciotemporales, desbancan el aislamiento docente y abren las puertas a nuevas formas de colaborar y trabajar junto a otros docentes que permiten generar conocimiento y aprender.

¿Y a nivel del alumnado?
En esta línea, el potencial del m-learning como herramienta amplificadora del aprendizaje, que permite la autogestión de la práctica física facilitando su monitorización mediante aplicaciones, es una necesidad real en nuestra materia. Otro aspecto destacable de las TIC es que facilitan los procesos de metacognición mediante el uso de herramientas y aplicaciones digitales que facilitan la recopilación de evidencias de aprendizaje posibilitando su reflexión.

¿Cómo integra el uso de la tecnología en sus clases?
Como ya he comentado, el uso del móvil en Educación Física es un gran aliado. Ya sea para monitorizar la práctica de actividad física saludable, desarrollar retos basados en realidad aumentada, realizar valoraciones, recoger evidencias de aprendizaje mediante fotografías, podcasts o vídeos. Más que prohibir el móvil prefiero enseñar a hacer un buen uso y utilizarlo como herramienta para el aprendizaje.

¿Qué cree que necesitan los docentes para hacer frente a la educación actual?
Desear aprender de forma constante, establecer sinergias con otros docentes para trabajar en red colaborativamente, ilusionarse por salir de la zona de confort para mejorar la enseñanza y generar impacto en el aprendizaje del alumnado. Ser apasionados de la docencia.

¿Cree que los docentes necesitan más formación en TIC?
En la actualidad las TIC forman parte de nuestra vida y de forma progresiva y subliminal se han ido colando y expandiendo en diferentes ámbitos, entre ellos, el educativo. En la actualidad, si un docente quiere formarse específicamente en TIC, lo tiene muy fácil, puede hacerlo de manera informal o formal. No obstante, y hablando en términos de innovación, no debemos olvidar que el cambio y la transformación educativa no vendrá de la mano de la tecnología sino de la metodología. En el contexto competencial actual, las TIC ofrecen un amplio abanico de posibilidades para aprender y seguir aprendiendo a lo largo de la vida. Las TIC son potentes herramientas de aprendizaje que, utilizadas, con la intencionalidad adecuada, pueden facilitar y amplificar la transformación educativa.

La educación vive una transformación profunda y una de las cosas que más se reflexiona es la evaluación. ¿Qué sentido tiene seguir evaluando como hasta ahora si los contenidos y el sistema está cambiando?
Evaluar contenidos de manera “tradicional” no encaja con las exigencias del currículum competencial actual. De acuerdo con múltiples referentes educativos, ser competente significa ser capaz de resolver problemas de forma eficaz. Con lo cual si queremos evaluar competencias, deberemos ser capaces de generar contextos donde el alumnado pueda actuar, movilizar y usar los conocimientos (contenidos) para resolver con éxito situaciones reales o lo más cercanas a la realidad. Evaluar contenidos de manera descontextualizada sin más es un sin sentido en el contexto competencial actual.

¿Cómo y qué evalúa de sus alumnos?
Ante un currículo competencial que nos exige el desarrollo de las competencias básicas del alumnado, y observando la relevancia que adquiere el rol de la evaluación para conseguirlo, me parece fundamental enseñar al alumnado a ser consciente de su aprendizaje. Que el alumnado aprenda a aprender, a autorregularse, a identificar qué sabe hacer, qué debe mejorar y cómo puede hacerlo es uno de mis objetivos en la evaluación. Para ello es necesario cambiar el enfoque de la evaluación. Un enfoque que apueste por la evaluación formativa como herramienta para que el alumnado aprenda a aprender. El uso de estrategias que potencien la metacognición y la meta reflexión del alumnado sobre su propio aprendizaje que le ayuden a autorregularse es fundamental.

¿Nos recomienda alguna lectura al respecto?
Actualmente, ando enfrascada leyendo y aprendiendo de referentes en evaluación como Neus Sanmartí, Mercè Mas, Víctor López Pastor, Reyes Carretero, Ernesto Panadero, Juan Fraile, Carles González-Arévalo, los compañeros de @xarxacb Marc Beltran, Francesc Segura y Maria Ojuel, Miguel Ángel Santos Guerra, José Manuel Sánchez (y tantos otros referentes en evaluación que me dejo en el tintero y de los cuales aprendo y aprendo).

¿Qué le han enseñado estos autores?
Estos autores diferencian claramente evaluar de calificar y abogan por una evaluación formativa, por evaluar siempre y calificar solo cuando sea necesario, cuando el alumnado esté realmente preparado, por potenciar el diálogo y la conversación mediante la evaluación compartida y la calificación dialogada, por implementar autoevaluaciones y coevaluaciones desde el principio y a lo largo del proceso como estrategias metacognitivas, por compartir de buen principio los criterios de evaluación y los objetivos de aprendizaje con el alumnado a fin que éste los haga suyos, por utilizar y cocrear instrumentos de evaluación junto al alumnado a fin de hacerle más consciente de su aprendizaje.

¿Cómo les hace llegar estas valoraciones a ellos?
Actualmente estoy integrando la evaluación compartida y la calificación dialogada en el aula. Conversar y dialogar con el alumnado sobre su proceso de aprendizaje, comentar las evidencias recogidas, ayudarle a identificar qué hace bien, qué debe mejorar y cómo puede hacerlo, despenalizar el error y entenderlo como oportunidad de aprendizaje, son objetivos que estoy implementando.

¿Qué instrumentos utiliza para evaluar?
Para evaluar suelo combinar diferentes instrumentos (dianas, rúbricas, check list) y aplicar estrategias que faciliten la metacognición del alumnado como la coevaluación y la autoevaluación, no solo al final sino durante todo el proceso de aprendizaje. Intento escuchar y dar voz al alumnado, evaluar siempre y calificar cuando sea necesario, dar tiempo y espacio para que el aprendizaje suceda, huir de la prisa… me gustaría poder dotar al alumnado de las herramientas necesarias para favorecer su autonomía y hacerle capaz de autorregular su aprendizaje.

¿Para qué debería servir la evaluación?
Sin duda para aprender, para mejorar, para conseguir la mejor versión de cada uno. Para ser capaz de autorregularse, de identificar qué no sé hacer, qué hago bien, y cómo puedo mejorar. Una evaluación que permita aflorar y descubrir el talento de cada persona. Cada vez tengo más claro que no debería haber separación entre evaluar y aprender, son caras de la misma moneda.

¿Pueden las TIC ayudar a los docentes en materia de evaluación?
Sí, siempre que se utilicen de forma intencional. El amplio e interminable abanico de herramientas TIC permite enriquecer el proceso de evaluación facilitando entornos y espacios virtuales para la colaboración, el análisis, la recogida de evidencias de aprendizaje y la reflexión conjunta.


Si te ha gustado la entrevista a Meritxell Monguillot, no te pierdas la de Laura Ester: “El respeto hacia tus compañeros es un valor esencial para competir”.

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Comentarios (1)

  • La evaluación siempre tiene que ser constante. Para corregir a tiempo. Hoy en día el tiempo es oro en la educación. No se puede desperdiciar para ser eficiente y eficaz.

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios