¿De dónde nace la idea para crear Our Dreams School (ODS)?
La idea de nuestro proyecto se empezó a gestar en un viaje que realizamos con mi mujer y mis dos hijos a Asia, hace ya unos años. Durante estas vacaciones estuvimos hablando mucho sobre el futuro de los pequeños y la forma en la que iban a educarse. A raíz de ello, empezamos a analizar el modelo educativo alemán, español y británico y nos chocó el hecho de que prácticamente todos eran iguales que hace 40 años.

¿A qué conclusiones llegaron?
Llegamos a la conclusión que nuestros hijos se iban a educar bajo los mismos sistemas que seguimos nosotros. En los últimos 30 años el mundo ha cambiado completamente y la diferencia entre lo que sucede fuera del entorno escolar y los modelos de aprendizaje no deja de crecer. Decidimos dejar de buscar sistemas educativos innovadores y nos centramos en las escuelas que ya estaban aplicando nuevos métodos. Visitamos más de 100 colegios de más de 40 países, donde pudimos observar 25 metodologías innovadoras que ya se estaban aplicando.

¿En qué consiste  realmente la innovación en el sector educativo?
Los humanos aprendemos permanentemente durante diferentes momentos y lugares a lo largo de un día. En ocasiones nos apetece encerrarnos y estar a solas, otras queremos estar en pequeños grupos y a veces nos gusta relacionarnos con una gran comunidad. La innovación, en este aspecto, tiene que ver con dejar cierta libertad a los niños para que puedan escoger cómo y dónde quieren trabajar según el momento. Innovar en el sector educativo es dejar que los estudiantes tengan cierto margen para elegir cómo pueden mejorar y experimentar sobre su propio aprendizaje.

¿La organización de los espacios educativos influye en el aprendizaje de los niños y niñas?
En nuestro viaje nos dimos cuenta de que prácticamente nada había cambiado. Los edificios y los espacios donde nuestros hijos estudiarían no habían evolucionado. El lugar en el que las personas aprenden quizás no sea el factor más relevante, pero es el más llamativo a nivel visual. Por ello, consideramos que los espacios deben estar perfectamente adaptados a la metodología que proponemos y a la cultura de cada lugar.

¿Qué es Barcelona Learning Innovation Centre (BLIC)?
Es el primer espacio en el mundo que está explorando y probando los elementos que está desarrollando el proyecto ODS. Las best practices que investigamos se ponen en práctica en el BLIC, junto a nuestros alumnos, a los que denominamos jóvenes pioneros, así como con los docentes, a los que consideramos expertos de aprendizaje. En este sentido, si probamos un elemento y detectamos que no funciona, lo retornamos a los equipos de desarrollo para que puedan hacer los cambios oportunos y se pueda volver a probar. Una vez han sido testados con éxito, ya se pueden implementar abiertamente.

¿Cuál es la aportación de este proyecto a la educación?
Sabemos que cada niño es una persona única. Por ello queremos  mostrarles a los profesores las metodologías innovadoras que ya existen y el multiparadigma que estamos creando. A partir de las 25 metodologías que descubrimos proponemos a los docentes que puedan combinarlas e individualizarlas en función de las necesidades de cada estudiante.

¿Se podría trasladar este paradigma de enseñanza a la escuela pública?
En los próximos 12 años queremos empoderar a 100.000 escuelas. El objetivo es que a partir del 2019 cualquier centro educativo, tanto público como privado, pueda acceder a nuestros elementos y empezar a aplicarlos en su modelo escolar.

¿Qué habilidades deben tener los profesores que forman parte del Our Dreams School?
Nuestros colaboradores tienen perfiles muy diversos. No son especialistas en impartir asignaturas como la biología, la  física o la geografía… Contamos con expertos, tanto internos como externos, en las diferentes 25 metodologías que hemos descubierto. Actualmente, el contenido y el conocimiento se pueden encontrar en cualquier lugar, por lo que en BLIC apostamos por la creación de metodologías ágiles y creativas.

¿Cómo es un día cualquiera en BLIC?
Al igual que en la vida real, no existen días iguales. Nuestros pequeños pioneros descubren cosas nuevas y planifican sus días periódicamente. Les enseñamos a organizar su vida en un mundo que cambia continuamente. Cada día es distinto, pero sí que es cierto que hay un marco y unas actividades un poco más recurrentes.

¿Se refiere a talleres socio emocionales, habilidades fundamentales, la hora del genio y  proyectos transdisciplinares?
Exactamente. Lo importante es que siempre tengan un momento durante el día en el que conecten con su cuerpo y con la comunidad. Consideramos que para aprender un tema concreto no es necesario impartir una asignatura específica, sino que puede hacerse a través de proyectos que impliquen leer, investigar, calcular, experimentar y  sentir.

¿Qué habilidades desarrollan los alumnos bajo este método?
Aprenden a desarrollar su propósito en la vida. Conseguirlo implica conocer nuestras fortalezas, los intereses, los grandes retos, los temas con los que nos sentimos identificados y cómo proyectarnos hacia los demás. Si nuestros pequeños pioneros conocen estas  habilidades podrán empezar a descubrir el sentido de su vida.

¿Podría poner un ejemplo?
Si un pequeño pionero investiga y realiza un proyecto acerca del plástico en el mar, deberá descubrir las mejores formas para aprender, y deberá elegir si es a través de libros, prácticas, documentales… Los niños descubren de qué forma está desarrollando sus habilidades y los conceptos de aprendizaje.  Para nosotros es crucial que aprendan mucho sobre un tema, pero es aún más importante que entiendan la forma y el por qué están aprendiendo.

¿Mediante qué sistema se evalúa a sus alumnos?
En los países más avanzados las notas ya no existen, y cada vez habrá más escuelas que entenderán que los exámenes solamente provocan estrés en los niños. Nosotros estamos trabajando en nuevas formas de evaluación. Estamos desarrollando el feedback 360, una combinación entre las propias conclusiones del aprendiz, las de su  acompañante en el aprendizaje, un experto exterior y los padres. Al final de cada proyecto organizamos una sesión y el joven explica los errores, los descubrimientos y las habilidades que ha detectado durante su viaje de aprendizaje. Las diferentes personas involucradas en este proceso son las encargadas de validar lo que han aprendido.

¿Cómo integran el currículum educativo dentro de Our Dreams School?
Estamos colaborando con muchas universidades, organizaciones y empresas  para conocer qué es lo que realmente necesitarán de nuestros pequeños aprendices. Las evidencias de este aprendizaje, habilidades, competencias y valores  las conectamos con los requisitos del presente y del futuro. El objetivo es detectar las necesidades que tendrán las organizaciones y universidades y saber qué requerirán de nuestros pequeños aprendices. Nuestro propósito es enseñar algo que le dé sentido al joven aprendiz y que resulte de utilidad para las personas que están interesadas en colaborar con ellos en el futuro. Las universidades más innovadoras del mundo ya están ofreciendo accesos basados en portafolios, proyectos y  entrevistas personales.

¿Creen que este tipo de escuelas son el futuro?
En los últimos ocho meses hemos recibido de 14 países un gran interés para construir un “learning innovation communities” tal y como estamos organizándolo en BLIC. Muchos profesores y padres empiezan a ser conscientes que son necesarios cambios en la educación, un paso necesario para crear nuevos espacios de aprendizaje y que más personas puedan darse cuenta de que el aprendizaje innovador ya es una realidad.


Si te ha gustado la entrevista a Christopher Pommerening, no te pierdas la de Almudena García: “La sociedad busca regenerarse mirando a la escuela”.

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios