Inteligencia: ¿Diferencias en las actuaciones y consideraciones en el aula?

  • Por María Jesús Luque
  • Opinión

María Jesús Luque

Doctora en Psicología (Neurociencias). Máster en Orientación Educativa, Máster en Atención Temprana, Máster en Psicología de la Salud. Acercando el cerebro a la Educación, conociéndolo para enseñar y aprender mejor.

¿Sabemos definir el concepto de Inteligencia? Si logramos hacerlo, ¿lo adaptamos correctamente a los alumnos con los que podemos contar en un aula? Planteemos algunos casos y reflexionemos acerca de lo que vamos a conocer de cada uno de ellos.

Imagen inteligencia: un cerebro con zonas diferenciadas

Rubén (nombre supuesto). Alumno muy organizado, trabaja de forma especialmente correcta. Todo en su orden y lugar. De actitud muy educada y respetuosa. Ante toda actividad que se le presenta, espera su turno y, en el momento correcto, plantea su pregunta. Persona simpática, agradable y un gran conversador. Se debe esperar y dar su tiempo para que se exprese como él quiere, que es de la forma más correcta, siendo él mismo consciente de sus limitaciones (leve tartamudeo).

Patricia (nombre supuesto). Chica tímida, pero con buena actitud ante las preguntas y solicitudes del profesorado. Atenta y participativa en la realización de las actividades.

Pablo (nombre supuesto), fantástico dibujante, todo aquello que se le explica lo representa en una imagen gráfica, fiel reflejo de lo que se le ha indicado. Muestra una inclinación hacia la representación gráfica, manual o artística sobre la escritura o lectura, manifestando estilo de aprendizaje gráfico.

Nicolás (nombre supuesto). Alumno que muestra cierta introversión y de reserva, pero siempre un niño correcto, obediente y educado. Manifiesta dificultades en el área del lenguaje expresivo. En clase muestra buenas respuestas a las normas de convivencia. Es un alumno trabajador, buena ejecución de sus tareas escolares, aunque en ocasiones, se le debe instigar para favorecer disciplina en el inicio y acabado de las actividades.

Observados estos casos, ¿tenemos alguna idea sobre cómo definir el concepto de Inteligencia?

  1. El poder de dar buenas respuestas desde el punto de vista de la verdad o el hecho (Thorndike).
  2. La capacidad de pasar a un pensamiento abstracto (Terman).
  3. Haber aprendido o tener capacidad para aprender a adaptarse al entorno (Colvin).
  4. La capacidad de adaptarse adecuadamente en la vida a situaciones relativamente nuevas (Pintner).
  5. La capacidad para el conocimiento y poseer conocimiento (Henmon).
  6. Un mecanismo biológico a través del cual los efectos de una complejidad de estímulos se reúnen y proporcionan un efecto algo unificado en la conducta (Peterson).
  7. La capacidad para inhibir un ajuste instintivo, la capacidad para redefinir el ajuste instintivo inhibido a la luz de los ensayos y errores experimentados en la imaginación y la capacidad voluntaria para realizar el ajuste instintivo modificado en una conducta abierta a la ventaja del individuo como un animal social (Thurstone).
  8. La capacidad para adquirir capacidad (Woodrow).
  9. La capacidad para aprender o para aprovechar la experiencia (Dearborn).

De algunas de estas definiciones, ¿podríamos plantear una propia?

Según lo que hayamos llegado a pensar, ¿de qué modo se relacionaría con la discapacidad intelectual, capacidad intelectual límite o Altas Capacidades Intelectuales?Esquema con la relación de la discapacidad intelectual, la discapacidad intelectual límite y las altas capacidades intelectualesSi, a la descripción de cada alumno anteriormente descrita, añadimos…

Rubén (nombre supuesto) es un chico con Síndrome Down.

Ante una actividad en la que se pregunta “¿qué os diría la palabra ciudadanos?” Rubén, respondió “a mi suena a algo relacionado con la política”

En otra ocasión, en una tarea donde se le presentan dos palabras, inicialmente, sin relación, como, por ejemplo, el caso de león y respondió con una frase extensa en la que no solo relacionaba ambas palabras, sino que se levantó de su asiento, se puso frente a sus compañeros y leyó su frase, explicando qué quería decir. Añadió que había redactado esa frase porque le gustan mucho los documentales de National Geographic y dedica tiempo a ver videos en YouTube.

Pablo (nombre supuesto), alumno con discapacidad intelectual.

De acuerdo con la actividad en la que se pide relacionar dos palabras sin sentido, sobre las palabras mochila y submarinista, realiza el dibujo del famoso dibujo animado de Bob esponja bajo el mar. En este sentido, supo reflexionar y buscar un contexto de relación y ejemplo de los conceptos que se exponían.

Patricia (nombre supuesto), alumna con discapacidad intelectual.

Al igual que sus compañeros, ante la actividad de asociación y redacción de una frase con dos palabras sin sentido, en esta ocasión, robot y mar, supo relacionar las dos palabras incluyendo un tono simpático y de broma. La frase que redactó fue “mi madre fue a comprar un robot de cocina a MediaMarkt”.

Nicolás (nombre supuesto), alumno con problemas del lenguaje, fundamentalmente, expresivo.

Supera las dificultades en el lenguaje y, tras la evaluación de la intervención realizada ante estas dificultades, se le diagnóstica de AACCII (talento complejo). A partir de ahí, la actitud del profesorado cambia, explicándose y comprendiendo muchas de las respuestas y actitudes del alumno.

Para concluir, lo descrito en este post se podría resumir en dos elementos clave:

  1. La detección e intervención tempranas, puede proporcionar la adaptación y desarrollo acordes con sus características o limitaciones, para un futuro personal, social y laboral digno y productivo en la sociedad.
  2. La aparente homogeneidad creada por un criterio psicométrico (intervalo de C. I.), no es explicativa de las realidades individuales y de sus relaciones contextuales.

Lo que se puede leer en este post no quiere hacer más que trasladar la necesidad de reflexionar y pensar ante hechos cotidianos que podemos pasar por alto, como puede ser el hecho de, algo tan simple, como creer que todas las personas que cuentan con discapacidad intelectual son iguales o que los alumnos con AACCII son “super listos” y no necesitan de ayuda. ¿Acaso todos los que estamos dentro de la zona intermedia de la campana de Gauss somos iguales? Puede resultar curioso ver este video o este otro donde, quizás, recapacitemos un poco acerca de los mitos de las personas, por ejemplo, con discapacidad intelectual.

Comentarios (1)

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios