10 consejos para crear un buen hábito de lectura

  • Por Lorena Pardo Fuster
  • Opinión

Lorena Pardo Fuster

Pedagoga que se adentró en el mundo de la educación dando clases a su hermano mayor desmotivado por el sistema educativo. Convencida de que la educación es una herramienta para crear a personas más críticas, humanas y libres.

Daniel Pennac en su obra “Como una novela” (1993) explica que la lectura no debe ser un acto obligatorio y nos deja un decálogo con los derechos del lector, unos derechos que todos deberíamos conocer y poder ejercer.

Niños sentados en un banco con un libro que simboliza que han adquirido un buen hábito de lectura

Leer un libro obligatorio para toda la clase para posteriormente evaluarlo mediante un examen es una estrategia que no ha tenido mucho éxito en el ámbito educativo. Entonces, ¿por qué lo seguimos haciendo? ¿Queremos conseguir que adquieran un hábito de lectura, que les guste leer o por el contrario que lo conciban como un acto obligatorio y tedioso? ¿Es necesario que un niño o niña lea un libro que no le gusta? ¿Cómo podemos hacer una buena animación lectora? Aquí encontrarás algunos consejos para fomentar la lectura en el aula: 

10 consejos para crear un buen hábito de lectura

  1. El ejemplo es la forma más sublime de contagiar el placer por la lectura: Si tus alumnos y alumnas observan tu pasión por la lectura, si les hablas de libros, si llevas libros en tu maleta de trabajo, si les recomiendas novelas, etc. ellos, de manera no intencionada, irán adquiriendo ese interés por la lectura. El mismo consejo es aplicable a las familias.
  2. Promueve un ambiente y un tiempo para la lectura: Los alumnos de hoy en día disponen de muy poco tiempo libre. Si quieres que adquieran un buen hábito de lectura debes proporcionar un tiempo concreto para esta actividad. Asimismo, es imprescindible que el ambiente sea relajado y sin presión.
  3. Construye un espacio propicio para la lectura: Un espacio que invite a leer también influye en la creación de un ambiente relajado. ¡Para leer no es necesario estar sentado en una silla! ¡Pon imaginación y creatividad y construye un espacio que atraiga a tus estudiantes! ¿Una biblioteca con sofás? ¿Un espacio abierto con zonas para realizar diferentes actividades culturales?
  4. Conoce a tus alumnos y respeta su ritmo de aprendizaje: Cada persona tiene sus propios gustos literarios, sus intereses, sus opiniones y sus características. Por ello, debes conocer a tu alumnado para poder recomendar y ayudarles a escoger las novelas apropiadas. Asimismo, respetar el ritmo de aprendizaje de cada alumno o alumna implica tener en cuenta factores diversos como que no todos leen de la misma manera, que no deben leer la misma cantidad de libros, ni de la misma complejidad…
  5. No penalizes si un alumno abandona un libro: Si un alumno empieza con una novela y decide que no es su estilo, ¡no importa, que lo abandone! Puede escoger una historia diferente y darle otra oportunidad. Debes animar, motivar e incitar a cada alumno a encontrar aquel género que le guste y con el que se sienta cómodo.
  6. Deja elegir libremente la novela que quieran leer: Cuando el objetivo es promocionar la lectura y crear un hábito lector, debes dejar que lean cualquier tipo de novela, siempre garantizando una cierta calidad literaria y recomendada a la edad del alumno o alumna en cuestión. ¡Ni todos debemos leer lo mismo, ni todos tenemos los mismos gustos!
  7. Crea un listado con diferentes novelas: Teniendo en cuenta la edad de tus alumnos y alumnas, busca y recomienda novelas, cómics, poemarios, etc. infantiles o juveniles que traten temas interesantes para ellos y ellas. Las temáticas que más atraen a los niños y jóvenes son aquellos con los que pueden empatizar, es decir, cercanos a su propia realidad. ¡Para ello, tú también deberás adentrarte en ese fantástico mundo y leer dichas novelas!
  8. No tengas prisa, poco a poco y con buena letra: Este consejo va muy relacionado con los dos puntos anteriores, y es que una vez adquieran un cierto nivel lector y tengan el hábito de leer, puedes ir incentivando e introduciendo la lectura de clásicos, de novelas más complejas que tengan grandes reflexiones y un léxico y una gramática más elaborada.
  9. Promueve la curiosidad y tendrás una clase llena de lectores: Muchos referentes educativos son los que mencionan que la curiosidad es la clave para el aprendizaje. ¡En efecto, está comprobado! Lectura + curiosidad = Lector empedernido. Así pues, recomienda los libros de forma que tus estudiantes deseen saber como continua la historia.
  10. No hagas evidente que estás evaluando su comprensión lectora: ¿Cómo puedes hacerlo? ¡Con actividades lúdicas, que interesen a tu alumnado, que los motive a leer la novela y a compartir sus opiniones! Las rúbricas, portafolios, dianas de evaluación, etc. también son buenas herramientas para evaluar, coevaluar y autoevaluar de una forma continua y cualitativa.

Estos son algunos consejos que pueden ayudar a tus alumnos y alumnas a adquirir un buen hábito de lectura, a la vez que van cogiendo el gusto por leer. ¡Solo se trata de guiarlos y transmitir la pasión por los libros! Después, poco a poco, ya se irán abriendo a otros géneros literarios y a lecturas más profundas.

¡Si tienes algún consejo más para fomentar la lectura y crear un buen hábito lector, no dudes en compartirlo!

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios