5 recursos para aprender a programar antes de los 6 años

La programación se está implementando en el currículum escolar ya que permite desarrollar competencias muy valiosas para el aprendizaje continuo y autónomo y para la vida cotidiana. Habitualmente la programación se empieza a abordar a partir de los 6-8 años aproximadamente, cuando los niños y niñas disponen de ciertas habilidades lingüísticas. Pero, ¿es posible empezar antes de los 6 años a programar?

Programar antes de los 6 años con Cubetto

Para introducir la programación antes de los 6 años debemos tener en cuenta en primer lugar que los alumnos no saben leer ni escribir. Sin embargo, se puede abordar la programación desde otra perspectiva más global y básica, trabajando con ello la creatividad e imaginación, la capacidad espacio-temporal, la resolución de problemas, la capacidad lógica, la atención y la concentración… ¡y todo ello mediante la diversión y el juego!

Hasta hace poco en las escuelas se enseñaba a ser usuario de los ordenadores, las tabletas, aplicaciones u otras herramientas y recursos tecnológicos. Actualmente, con la programación se pretende que los alumnos sean creadores de sus propias recursos, sus videojuegos, sus aplicaciones y que no únicamente sean consumidores. ¿Te animas? Aquí te dejamos algunos recursos para introducir la programación antes de los 6 años:

  • Actividades y juegos en grupo: La Educación Infantil es una etapa fantástica para enseñar las habilidades básicas de programación, es decir, las secuencias, el pensamiento lógico, los algoritmos… aunque siempre adaptando las actividades al nivel de los pequeños. Un ejemplo sería la actividad que consiste en describir un dibujo al compañero sin que éste pueda ver lo que dibuja. Para ello, será necesario que las indicaciones sean muy claras y tengan un orden concreto. Esta actividad llevará a los alumnos a introducirse en los conceptos más básicos de la programación de forma divertida. Otras actividades interesantes que necesitan de secuencias, órdenes e instrucciones pueden ser las recetas de cocina, las coreografías, o el juego de la búsqueda del tesoro.
  • Cuentos: Existen cuentos geniales para trabajar a un nivel muy sencillo y básico los conceptos relacionados con la programación. Hola Ruby o Mi robot en pijamarama son algunos cuentos que pueden resultar motivadores para los alumnos. ¡El cuento es un recurso imprescindible en Educación Infantil!
  • Juegos de mesa: Para desarrollar un pensamiento lógico y espacial, el juego de mesa Robot Turtle puede ser una buena opción para empezar a trabajar habilidades necesarias para la programación. Este juego contiene cartas con diferentes conceptos (avanzar, giros a la derecha e izquierda y deshacer) que ayudarán a los jugadores a llegar a los diamantes. ¡Sin duda un juego sencillo y divertido con el que aprenderán!
  • Robots educativos: ¿Conoces a Cubetto? Es un robot basado en la filosofía Montessori y que permite desarrollar habilidades de robótica y programación sin necesidad de pantallas y de manera manipulativa y visual. A partir de retos y con un progresivo aumento de la dificultad, los niños y niñas conseguirán integrar conceptos necesarios y básicos para la programación.
  • Scratch Jr: Al final de la etapa de infantil, hacia los 5 años, se puede introducir este sistema de programación que, sin necesidad de saber leer, el niño o niña podrá ordenar a un personaje ciertas órdenes básicas mediante unos iconos muy visuales e intuitivos. Otra aplicación es Light-bot, un juego que atrapará a los alumnos y los introducirá poco a poco en el genial mundo de la programación.

Cuando apostamos por una educación donde los alumnos son el centro y se plantean actividades y retos que les motivan e interesan, se construyen aprendizajes significativos y para toda la vida. En este sentido te recomendamos la TEDTalk de Antonio, un niño de 8 años que te sorprenderá con sus grandes e innovadoras ideas que desarrollarán una serie de aprendizajes como la capacidad lingüística, la resolución de problemas, la estimulación de la creatividad, etc.

¡Apuesta por una educación que enseñe a pensar y a construir el conocimiento, no sólo a usarlo! ¿Te animas?

Acerca del autor

Lorena Pardo

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios