7 claves para sobrevivir como maestra

Maestra de pueblo

Doy clase, hago recreos, corrijo cuadernos, me coordino, atiendo a padres, programo en casa, me formo en mi tiempo libre.... ¡pero tengo muchas vacaciones!

En todos los centros educativos existen una serie de normas no escritas que todo docente sigue. Te conviene conocerlas si es la primera vez que  trabajas en un colegio o empiezas a escuchar comentarios sobre tu forma de enseñar.  Siguiendo estos sencillos pasos, no dudo que tu relación con tus compañeros mejorará y te integrarás rápidamente el quehacer diario del centro.7 claves | Tiching

  1. El único currículo que existe es el libro (junto con su guía didáctica). ¿Cómo no vamos a confiar en unos señores que se pasan hora y horas redactando problemas de matemáticas y escribiendo cuadros amarillos para el libro de lengua? Digo yo que, por lo menos, se  habrán leído la LOMCE, ¿no?
  2. Tienes  que dar cinco temas al trimestre. Si estás en noviembre y todavía vas por el tema, 2 vas mal, es más  yo diría que vas muy mal, porque tienes que dar el tema 5 antes de Navidad, aunque ello implique escribir la carta de los reyes magos en otoño.
  3. Los deberes son imprescindibles porque… porque sí, para que repasen que luego se les olvida todo.  Me imagino al pescadero de mi barrio diciendo, “Me voy a llevar estas merluza a mi casa, no vaya a ser que mañana se me olvide como cortarlas en rodajas”.
  4. Tienes que meter caña. Mezcla de disciplina, exámenes difíciles, y unos cuantos deberes. No lo busques en el currículo, no viene, pero es tu obligación. Es el producto estrella en las reuniones de padres.
  5. Haz muchos exámenes. No lo dudes, ni las rúbricas, ni la observación directa, ni el análisis de trabajos… El único instrumento de evaluación posible es el examen,  y tiene que ser escrito (aunque evalúes la expresión oral en inglés). Lo normal es que sea de 10 preguntas. Si usas el que viene en la guía didáctica, contradice la norma número 4.
  6. La clase, totalmente en silencio.  Recuerda que el nivel de ruido de tu clase tiene que ser similar al que hay en un monasterio cisterciense. Es imposible aprender y hablar al mismo tiempo, eso es así. Cuanto más silencio hay, mejor maestra eres.
  7. Sustituir no mola, aunque creas que es tu obligación dar clase si un compañero se pone enfermo. El disgusto es directamente proporcional a los años que llevas trabajando: cuanto más tiempo lleves en el cuerpo, peor te sienta ir a sustituir.

shhhComo último consejo, hay una truco que hará que siempre tengas tema de conversación y te conviertas en una más dentro del claustro: Quéjate de todo. De las leyes educativas, de los padres, de lo poco que estudian los alumnos, de la cantidad de actividades extraescolares, de las reuniones… y, sobre todo, quéjate porque nunca tienes tiempo de  cumplir todas las normas anteriores.

Comentarios(14)

  • Muy buena la ironía! Y el tema de los deberes tocado sólo de refilón, que ya se habla suficientemente fuera de la escuela, como cada principio de curso.

  • Los que llevamos años en esto de la docencia nos sentimos muy identificados con tus consejos (con el inestimable adorno de la ironía). Yo añadiría uno más en los tiempos que corren en que la educación se ha convertido en arma arrojadiza y víctima de los vaivenes políticos:
    Para sobrevivir como profesor hay que hacer creer al inspector de turno que cumples la última chorrada que se les ha ocurrido y luego trabajar en la realidad de las aulas (de las que la mayoría de esos inspectores escaparon hace muchos años)
    ENHORABUENA por tu sarcasmo y por tu fina ironía, maestra de pueblo

  • Cuidado maestradepueblo, algunos se están tomando en serio tus consejos; parece que andamos algo cortos de ironía y sentido del humor.

  • Creo que no habéis entendido el artículo… Está escrito en tono de ironía. A mí me ha parecido fantástico :) Gracias @maestradepueblo!

  • Obsoletos, retrógrados tus consejos. Los colegios, por desgracia, están llenos de docentes como tú. Una pena para nuestros alumnos. Coincido en el silencio, pero éste se consigue cuando lo que les cuentas es fascinante, así no es necesario mandarles callar.

  • En serio? qué consejos más retrógrados…
    1° Innovar en educación es imprescindible y eso no se logra simplemente reiterando una y otra vez los programas establecidos.
    2° No sacas nada con pasar 5 temas a la rápida pensando en el tiempo, si tus alumnos no terminan aprendiendo nada, debes avanzar cuando los alumnos aprendan.
    3° Un buen profesor debe ser tan bueno que lo que enseñe lo aprenda el alumno en su clase. Los niños deben tener tiempo para jugar.
    4° Disciplina si, pero no es un regimiento, ni estamos en dictadura.

  • jacqueline valdez

    en verdad que es importante seguir estos consejos.
    gracias

  • Me gusto y no tienen nada de chistoso, especial el del silencio, profe la recordare

  • Me encanto las claves para sobrevivir como maestra, y las comparaciones que hace, en verdad mantenerlos en silencio por un período largo es un triunfo y no se puede hacer dos cosas a la vez hablar y escuchar.

  • Karla Julissa López García

    Son muchos los docentes que se esfuerzan para trabajar en proyectos, inventar nuevos espacios de trabajo, aprovechar la cantidad de recursos que hay publicados, probar metodologías nuevas, desempeñar el papel de coach mientras los alumnos coordinan y resuelven las tareas.

  • Sigue siendo muy recurrido comentar estas cosas para reir un rato. Y son muchos los que se esfuerzan para trabajar por proyectos, inventar espacios de trabajo nuevos, aprovechar la cantidad de recursos que hay publicados, probar metodologías nuevas, desempeñar el papel de coach mientras los alumnos coordinan y resuelven las tareas. Pero, la realidad es que la mayoría de centros y docentes siguen, todavía, con el plan de urbanismo de los años 70…a lo Alfredo Landa.

  • ¡Buenísimo! La comparación de los deberes con el pescadero la has clavado.
    ¿Y si intentas sugerir algún cambio? ¡Qué modernidades son esas! ¡Con la de trabajo “de verdad” que ya tenemos!
    En fin, paciencia que el verano está cerca

  • Respecto a lo de hablar, estar sometidos seis horas seguidas a sonidos de 90 Db destroza la salud auditiva y los nervios de cualquier trabajador. En mi caso no me queda mas remedio que limitar el ruido en clase o me paso el día con zumbidos en los oidos. Nadie enseña a los niños a hablar sin chillar y 30 juntos hacen mucho mucho ruido. Además se estresan con tanto ruido y el aprendizaje/solución de problemas complejos se da igual con estres y nervios. Una pena.

  • Juana Rosa Delgado Alvarado

    ¡Interesante!… Esto sí, que me quitó el sueño. No podía haber claves más importantes para poder sobrevivir en este tiempo que todo se vuelve un revoltijo y no hay escapatoria para la pobre ¡MAESTRA DE PUEBLO!

Ver más

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios