Booktubers en tiempos de confinamiento: Leer, escribir y comunicar para aprender con sentido.

  • Por Pilar Pérez Esteve
  • Opinión

Pilar Pérez Esteve

Profesora de psicología y pedagogía. Convencida de que la educación cambia el presente y el futuro de las personas. Mis ámbitos prioritarios: Formación del profesorado. Comprensión lectora. Inclusión. Competencia emocional. 

Una semana más. Una semana más en la que todos nos preguntamos qué hacer para enganchar a nuestros alumnos, cómo aprovechar este tiempo incierto y asfixiante para aprender más, para aprender juntos, para aprender con sentido. En este breve texto trataré de ofrecer una propuesta viable y motivadora a partir de reflexiones sobre qué es leer y comprender en la era digital. 

Booktubers

Seguramente compartimos que la comprensión lectora está en la base de todos los aprendizajes, la investigación educativa así lo corrobora. Pero, enseñar a comprender precisa implicación personal, requiere que nuestras alumnas y alumnos quieran comprender, se sientan motivados para implicarse en la lectura, es decir, han de tener motivos para leer. 

¿Verdad que la mayor parte de los aprendizajes que efectuamos en la vida se orientan a la resolución de algo? Del mismo modo, deberíamos leer y escribir para resolver problemas en la vida real. Consultamos una web para buscar información sobre ese tema que queremos que nos interesa o para buscar ese viaje que haremos cuando podamos movernos libremente, leemos el prospecto de un medicamento para conocer sus efectos secundarios, escribimos en un foro para dar nuestra opinión, examinamos las valoraciones de un producto antes de comprarlo o pasamos una tarde estupenda acompañados de una novela. Todos leemos y escribimos con propósitos concretos, con propósitos que tienen que ver con objetivos personales y con la actividad social.

En la escuela intentamos desarrollar en nuestros estudiantes habilidades que van a necesitar en este momento y a lo largo de la vida. Porque los niños no están en la escuela solo para preparar su futuro, están para vivir su presente. ¿Cómo podemos desarrollar la comprensión lectora, la producción escrita y la comunicación oral en este tiempo de confinamiento?

¿Qué propuesta potente podíamos plantear? ¿Cómo podríamos trabajar la competencia en comunicación lingüística de forma que cobre sentido para nuestros alumnos? ¿Cómo hacerlo con otros colegas incluso de diferentes etapas educativas? ¿Cómo incluir contenidos de diferentes materias?

En estos momentos de incertidumbre por la pandemia del coronavirus, nuestros estudiantes de todas las edades sienten inquietud e interés por conocer. Además, podemos aprovechar que se ha declarado el 2020 Año Iberoamericano de la Cultura Científica para centrar nuestro Proyecto Booktuber. 

Nuestros booktubers recomendarán lecturas que tengan que ver con la pandemia desde un punto de vista científico y, por supuesto, crítico y humanitario. Vamos a intentar crear situaciones de aprendizaje interesantes para los estudiantes se sientan implicados, retados. Para que disfruten aprendiendo y para que nosotros también sintamos que educar merece la pena. ¿Cómo podemos contribuir a que este Proyecto les enganche?

La secuencia podría ser la siguiente.

  1. Elijo un reto ¿Sabes que…? Empezamos eligiendo un tema, un desafío. Algo que despierte curiosidad, que dé razones para leer. Un tema que tenga relación con el currículo, con tu programación. Si los proyectos que elegimos se apartan mucho de lo que tenemos planificado, nos puede dar la sensación de estar haciendo algo extracurricular y complementario y los proyectos convendría que formaran parte nuclear de la programación.
  2. Investigo. Empezamos decidiendo a qué pregunta queremos dar respuesta. Una vez realizada la selección, leemos para buscar información que concrete nuestro interés. Buscamos textos que puedan dar respuesta a la cuestión planteada. Quizá la propia investigación nos haga cambiar, o ajustar, la pregunta inicial. Imaginemos que utilizamos la web canal lector para buscar un libro que nos interesa.
    La información puede obtenerse de múltiples canales: artículos, entrevistas, documentales…Pero recordemos que ayudar a leer en la era digital requiere que enseñemos a concretar los objetivos de lectura, a mantenerlos, a contrastar la información y a verificar las fuentes.
    Seguramente será ahora el momento de poner un título que invite, al potencial público, a escuchar la reseña. Una buena estrategia es plantearlo en forma de pregunta. ¿Qué diferencia hay entre un virus y una bacteria? ¿Ha habido plagas anteriores al coronavirus? ¿Nos sirve ahora saber cómo se vencieron otras plagas?, son algunas de las preguntas que, en caso de haber elegido el libro anterior, se podrían plantear.
  3. Planificamos. Llega el momento de organizarnos para elaborar el guion del vídeo que vamos a hacer. ¿Expondremos nuestro reto de forma individual? ¿Por parejas? ¿En grupos? ¿Cómo nos vamos a organizar a distancia? ¿Qué parte haremos cada uno? ¿Cómo las unimos? ¿Qué programa de edición de vídeo vamos a utilizar?
    Para que los estudiantes hagan un buen guion, conviene tener preparada una rúbrica de evaluación. Esa rúbrica debería contener al menos a) Introducción. cómo vamos a presentarnos, a justificar la elección del tema. b) Descripción objetiva del texto o de los textos c) Descripción subjetiva. Opinión. El porqué de esa pregunta, interés, explicación… d) Cierre.
    Esa rúbrica se utilizará de forma muy diferente en Infantil que en cuarto de ESO pero la idea es la misma: ayudar a los alumnos a pensar, enseñarles a aprender y a reflexionar sobre qué aprenden, cómo lo aprenden y para qué.
  4. Ensayamos. Grabamos y publicamos. Ajustamos el guion de manera que desde pequeños los niños sepan que escribir es siempre reescribir. Ensayamos una y otra vez para que la comunicación sea fluida.
    Nunca insistiremos lo bastante en la relevancia de la dimensión social de los aprendizajes. Estos momentos de confinamiento son una excelente oportunidad para abrir las puertas del aula, transmitir lo que hemos aprendido a toda la comunidad educativa. 
  5. Evaluamos. Un aspecto esencial del aprendizaje es dedicar tiempo a reflexionar sobre qué hemos aprendido, cómo hemos recorrido el camino y qué podemos mejorar. Desarrollar estrategias metacognitivas desde que los niños son muy pequeños es esencial para aprender y para seguir haciéndolo a lo largo y ancho de la vida.
    Abrir las puertas virtuales de nuestros centros, mostrar lo que los alumnos están aprendiendo y compartirlo en la revista del centro o en las redes sociales. Esa dimensión social de los aprendizajes es lo que les da sentido, permite la inclusión educativa porque todos están presentes, participan y aprenden. Conecta con los intereses y la experiencia de los alumnos, da razones para leer, para comprender y para comunicar lo aprendido con otros.

Esta pandemia está suponiendo un verdadero revulsivo para nuestro sistema educativo. Hemos pasado de utilizar tecnologías para mejorar nuestras clases (Trujillo, 2020) a que se conviertan en casi la única vía de aprendizaje, de comunicación. 

Habrá un antes y un después de este Covid-19. Ojalá sepamos aprovecharlo para que nuestros niños y niñas aprendan con sentido y sientan la emoción de aprender. 

BooktubersPilarPerezEsteve


Referencias:
Eduforics. Aprendizaje basado en proyectos: un proyecto auténtico y real. Ver
Pilar Pérez Esteve. Leer y comprender para crecer : 5 claves para ayudar a tus alumnos. Ver 
Fernando Trujillo. Año 2020: Educación frente al coronavirus. En el blog del autor. Ver.

Comentarios(12)

Ver más

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios