Palabras de alta frecuencia: un predictor de lectores exitosos

3ways2teach

3 profesoras de Infantil y 1º de Primaria con una amplia formación y experiencia que, en catalán, castellano e inglés, buscamos mejorar e implantar nuevas metodologías basadas en el alumno y su desarrollo natural. Autoras de 3ways2teach.com.

Cuando eres maestro de lengua te planteas continuamente si la manera en la que enseñas es la mejor y más motivadora para tus alumnos. Hace ya un tiempo descubrimos un concepto que nos ha ayudado a enseñar a leer y escribir de una manera más efectiva y funcional: Las palabras de alta frecuencia (PAF a partir de ahora). 

Palabras de alta frecuencia

Se trata de un concepto muy trabajado en Estados Unidos y que desconocíamos por nuestra parte. 

Como su nombre indica, son palabras que se encuentran de forma muy frecuente en textos de cualquier temática tanto orales como escritos. Por ejemplo: la, en, yo, con, un, de, que,… 

Una lengua cuenta con miles de palabras, algunas de las cuales nunca utilizaremos. Incluso hay infinidad de palabras de las que desconocemos su significado. En cambio, la mitad de lo que leemos o escribimos suelen ser unas 100 palabras que utilizamos o leemos día a día. Por ello es importante identificarlas y trabajarlas de manera especial con niños y niñas que están empezando a leer y escribir.

¿Por qué es tan importante trabajar las palabras de alta frecuencia?

Normalmente, cuando planificamos nuestras clases tendemos a identificar y trabajar vocabulario de objetos o animales ya que son palabras que se pueden asociar a una imagen. Pero, a modo de ejemplo, ¿cuán funcional es para los alumnos aprender a escribir palabras relacionadas con la granja? ¿Nos lo planteamos?

En ocasiones, es muy difícil representar una palabra de alta frecuencia con una imagen. Por lo tanto, es importante reconocerlas de forma global y memorística; como si de una foto de letras se tratase.

Que estas palabras se deban aprender de memoria no significa que la forma de trabajarlas deba ser sistemática y repetitiva; todo lo contrario. En lugar de pasarlas cada mañana con bits o escribirlas cientos de veces hasta que nuestros alumnos las aprendan por puro aburrimiento, podemos jugar con ellas de manera que las vean todos los días y estén contextualizadas.

Si se trabajan de forma motivadora y consiguen incorporarlas, tendrán repercusiones muy positivas en su aprendizaje general. 

  • Reconocerlas rápidamente dará al niño agilidad y rapidez lectora. Ya no tendrá que decodificarlas.
  • Muchas de estas palabras carecen de significado por sí mismas pero afectan al significado de la frase y a su estructura si no se colocan o escriben correctamente. Por ejemplo: porque, aunque, hacia o hacía.
  • Cuando enseñamos una segunda lengua normalmente contiene muchas palabras no fonéticas, es decir, se escriben de una manera pero se pronuncian de otra. Esta dificultad añadida hace que el aprendizaje visual ayude a escribirlas correctamente.

¿Cómo se pueden trabajar las palabras de alta frecuencia?

Un error que cometemos normalmente al enseñar cualquier palabra, es centrarnos tan solo en su ortografía. O más aún: la presentamos y trabajamos de forma aislada,  sin un contexto que dé al niño un encuadre de significado que le ayude a conectar e incorporar nuevos aprendizajes. Recordemos a Ausubel y su aprendizaje significativo. 

Es importante enmarcarlas en una frase, texto o situación que ayude al niño a aprender qué significa. Y más importante aún: cómo y dónde puede usarla.

Podemos pensar en:

  • Canciones, rimas, poesías o cuentos conocidos para dar mayor contexto a estas palabras. 
  • Proponer que se las dicten unos a otros y comprueben juntos si la han escrito bien.
  • Deletrearlas en grupo.
  • Escribirlas en la espalda de un compañero. 
  • Dejar frases con huecos e intentar rellenarlos.
  • Levantarse tantos niños como letras tenga.
  • Jugar al memory con ellas.
  • Ordenar una palabra desordenada (tbiména -> también).

De esta manera mezclamos aprendizaje y juego, la mejor manera de aprender.

¿Cómo sé cuáles son las palabras de alta frecuencia?

Las palabras más frecuentes en las lenguas suelen ser artículos, preposiciones, determinantes, verbos y sustantivos cotidianos como días de la semana (ayer, hoy, mañana,…), momentos del día (mañana, tarde, noche,… ), colores, parentescos, etc. En este artículo puedes encontrar una lista de palabras para descargar y más información.

Lo más importante es que el alumno vea la utilidad que tienen, asegurando diversión mientras aprende. 

Comentarios (1)

  • Orlando Alfredo Escalante

    Ahora entiendo esa metodología, lo veo bastante en redes sociales, dónde se mezclan por ejemplo palabras dónde reemplazan vocales con letras. Muy interesante, ésta publicación,les agradezco porque me ayuda a entender muchas cosas. Gracias.

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios