Hablamos de educación: Aprendizaje colaborativo

Carlos González

Personal Investigador en formación en la Universidad de Salamanca y miembro del grupo de investigación de tecnología educativa ( GITE)

La integración de las tecnologías de la información y la comunicación siguen siendo un reto pendiente en nuestras aulas escolares. Desde que se inicia la democracia en España ha habido multitud de planes que insistían en la importancia de introducir dichas tecnologías en las distintas etapas educativas.

Aprendizaje colaborativo

Una de las últimas políticas educativas, el programa “Escuela 2.0”, además de la dotación de recursos, añade una potencialidad que considero fundamental en el nuevo escenario educativo y es su relación con la WEB 2.0.

Dicha generación WEB es un término acuñado por Tim O`reilly en el año 2004 y hace referencia la importancia de la interacción y la colaboración de los usuarios de la red. Además ésta se acompaña de multitud de herramientas, las cuales nos permiten, de una forma muy sencilla, crear espacios o proyectos colaborativos.

Aprendizaje colaborativo

Según Johnson y Johnson (1995), con el aprendizaje colaborativo se trata de lograr:

  • Interdependencia positiva

  • Interacción cara a cara

  • Responsabilidad individual

  • Habilidades sociales

  • Procesamiento grupal autónomo

Últimamente todo el mundo habla de la importancia de aprender de forma colaborativa. ¿Pero esto es algo nuevo? Desde hace muchos años que se trabaja en las aulas o se investiga las bondades del aprendizaje colaborativo. Y es aquí cuando debe entrar la didáctica, pedagogía… ya que no es cuestión de la herramienta sino de la creación de un escenario de aprendizaje donde sea posible lograr los cinco puntos que he expuesto anteriormente.

Las TIC en el aprendizaje colaborativo

Si anteriormente hemos dicho que la herramienta no es lo más importante, sí que podemos afirmar, que las TIC, en este caso potencian la colaboración o amplían el número de participantes. Y aquí volvemos de nuevo a la misma reflexión que en el punto anterior con respecto a la importancia de no utilizar dichas herramientas que la misma forma que las anteriores.

Sin embargo, más allá de las cuestiones metodológicas, sí que quiero destacar dos potencialidades de las TIC en este sentido:

  • Eliminación de barreras espacio-temporales. Posibilidad de crear proyectos conjuntos sin tener que residir o dar clase en el mismo centro.

  • Las posibilidades de sincronismo y asincronismo: no es necesario responder en el momento preciso que se produce la comunicación, estableciéndose de esta forma un aprendizaje continuado, independientemente del espacio y el tiempo.

Como ejemplo de este cambio, del cual queda mucho por hacer, me gustaría compartir con ustedes un dossier sobre distintos proyectos colaborativos que han realizado unos compañeros.

Por Carlos González Ruiz, pedagogo e investigador.

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios