El teléfono móvil, mejor dentro que fuera del aula

Evaristo González Prieto

Profesor, periodista y director del instituto Torre del Palau de Terrassa. Investigador en comunicación y educación, en la gestión del conocimiento en organizaciones educativas y en el uso de las TIC en clases de lenguas. Formador y colaborador con algunas universidades españolas y latinoamericanas.

El teléfono móvil es el objeto tecnológico más potente que nunca hasta ahora hemos tenido en nuestros bolsillos. Su presencia en todos los ámbitos de la vida es evidente, hasta convertirse en imprescindible. Cuando lo olvidamos se dice que padecemos Nomofobia. El mundo es móvil, y el futuro se cree que aún será más dependiente de este tipo de tecnología y de su evolución. Sin embargo, cuando el móvil puede entrar en las aulas, el debate está servido y las posturas son diversas. Partidarios, detractores, usuarios compulsivos, prohibiciones, normativas reguladoras, el móvil sigue siendo uno de los protagonistas de aulas que, a nivel tecnológico, deberían educar para el futuro desde el presente. La tecnología es el presente pero, sobre todo, será aún más futuro. 

El teléfono móvil, mejor dentro que fuera del aula

Ante la decisión de incorporar el móvil al aula, se aconseja tener en cuenta los argumentos de quienes son detractores y aportan razonamientos basados en evidencias prácticas demostrables. Deberían responder a programas educativos en que la tecnología se convirtiera en una metodología habitual en las aulas y no funcionara. Pero cuando la negación del móvil responde a preservar la zona de confort de las clases y a no enfrentarse a retos educativos innovadores, los argumentos son otros. ¿Cómo prohibir una tecnología que puede ayudar tanto a educar a las futuras generaciones en su buen uso y en mejorar costumbres, muy arraigadas ahora también entre las personas adultas, que nunca recibieron educación con tecnologías tan nuevas? 

También, a partir del uso se puede hablar del abuso, del móvil como sensor que genera contenidos y comunica todo lo que hacemos e, incluso, introducir los conceptos del silencio y de la desconexión en determinados momentos, como higiene mental necesaria. 

Adolescentes y jóvenes se sienten cautivados por máquinas muy potentes, lo mismo que le ocurre a la población adulta, entre ella al profesorado. ¿Pueden alterar la convivencia, crear conflictos o generar distracciones? Si ocurre esto, mejor que prohibir es educar desde la responsabilidad con el uso y conseguir pasar de la dependencia a la independencia del aparato a pie de aula, tal como hemos defendido en más de una ocasión, junto con la demostración de que también esta herramienta es un potente centro de recursos educativos

En centros docentes que llevan bastantes años con la tecnología en el aula -antes con salas de informática, después con ordenadores portátiles de cada alumno, libros y materiales digitales; ahora, además de lo anterior, con tabletas y teléfonos móviles personales, además de robots, drones, apps -, centrados en actuaciones pedagógicas para educar en el buen uso, prevenir el ciberacoso, favorecer la convivencia y convertir cada problema en un refuerzo positivo, se puede demostrar que el teléfono móvil ya es invisible en el centro, aunque casi siempre todo exige mejoras. ¿Últimas buenas prácticas visibles? En Twitter se puede ver estos días la realización de poemas en inglés con el móvil, dedicados a flores del instituto, cuidadas por alumnado.

Se trata de usarlo en las aulas para educar en el mundo real, con la paulatina incorporación de más centros educativos, convencidos de que los malos usos se han de superar con buenas prácticas, educar para la convivencia y el respeto digitales, trabajar la identidad digital y ser responsables de las implicaciones que tiene el uso de las Apps, de compartir informaciones, de aceptar cookies, de regalar datos personales, de comunicarse con extraños o de creer informaciones que pueden ser falsas. 

El poder de la educación con la tecnología ayuda a reafirmar valores humanos universales y a preparar para el aprendizaje continuo en un mundo global. La revolución de la información, los algoritmos, el Big Data, la inteligencia artificial y la robótica ya nos acompañan. Aprender es ubicuo, estés donde estés y el profesorado hoy es infinito, con aulas abiertas, tecnológicamente tan conectadas como estén las personas.  No obstante, se necesitan docentes y alumnado que trabajen en la misma dirección, con tecnologías convertidas en  invisibles, como el móvil. Y mejor dentro que fuera del aula. Porque prohibir no es educar.

Comentarios(10)

  • buenas , me gustaria aportar que es muy interesante la metodologia de aplicar los telefonos moviles en clase ya que si se les da buen uso , puede sacarse beneficio a ello. Como estudiante de educacion, creo que es una buena opcion ya que estamos intentando adoptar las tics en educacion.

  • buenas , me gustaria aportar que es muy interesante la metodologia de aplicar los telefonos moviles en clase ya que si se les da buen uso , puede sacarse beneficio a ello. Podemos optar por implantar metodologías incluyendo los móviles captando la atención de todos los alumnos. Es cierto que para realizar todas estas prácticas hay que educar en los buenos usos de las tecnologías.

  • Es muy interesante el artículo ya que algunos docentes prefieren escoger la metodología de siempre y a veces, la más fácil. Podemos optar por implantar metodologías incluyendo los móviles captando la atención de todos los alumnos. Es cierto que para realizar todas estas prácticas hay que educar en los buenos usos de las tecnologías. Somos conscientes del cambio y avance que estos están teniendo y por esto, hay que saber educarlo.

  • NUÑEZ HERRERA GLADYS

    Interesante el articulo sobre el uso del móvil en el aula pues nos permite aprovechar la tecnología al máximo.

  • Los estudiantes generan contenido multimedia debido a que el hardware del movil permite facilmente tomar y editar fotografias asi como grabar audio y video. A traves de esta capacidad multimedia, los estudiantes pueden enviar y recibir informacion sobre un proyecto del aula.

  • Muy buen articulo, tenemos que ser conscientes del avance de la tecnología y como afecta en el comportamiento de los mas jovenes.

  • Orlando Alfredo Escalante

    Actualmente estoy jubilado hace 8 años. En los últimos diez años en los que estuve en actividad pude observar una gran resistencia por parte de los docentes para el uso de tecnología. Se les entregaba una netbook a cada docente y solo el 10% las utilizaba. También se resistían a las capacitaciones y el estado no obligaba. Por eso, creo que se pensaba que era mejor prohibir su uso. Actualmente no sé que pasa pero sigo escuchando que hay resistencia , pero por parte de la docencia. En algunos casos esa resistencia tiene firme base ideológica.

  • JULIO FABIAN BASOALTO

    El celular en el aula es un problema en las escuelas argentinas, es un problema cultural

  • Una herramienta puede ser utilizada de la forma lo más conveniente posible, pero, el contacto físico nunca va a ser superado por el digital ya que éste reduce la riqueza comunicativa, la relación, y el conocimiento en el territorio real al castrar los lenguajes de los sentidos ambientales, una pandemia por ejemplo, aplacaría los movimientos sociales y el intercambio social no controlado que suman a la experiencia de transformación. Una persona con un Juicio no asentado va a poseer un factor extra de conflicto para su liberación cuando la inteligencia artificial blinde los juicios convenientes con una consciencia personal de asistencia a medida de cada persona, en donde los estímulos de premios y castigos son sutilizados en la seguridad de tener o no la información precisa, eficiente y eficaz en cada momento y que por supuesto se encuentra en coherencia con un cúmulo de formas de conducta convenidas como normales y necesarias para dar crédito a que se está consumando una comunicación. El mundo de los sentidos tiene muchas dimensiones pero existe un solo centro en común que forma el orden social, si bien se puede direccionar el sentido de la herramienta esto no escapa al sentido del poder que la creó y de sus posibilidades, entonces para pensar en el uso de la herramienta hay que poner sobre la mesa el sentido primordial de la vida y verificar si los sentidos secundarios del orden están al servicio o ponen en riesgo la libertad, de poseer la responsabilidad. Los que no tienen el juicio en su poder no se dan cuenta del alcance de los sentidos, y la posesión de un sentido efectivo y beneficioso es más que suficiente para justificar la visión de la vida desde su perspectiva reducida pero completa a nivel personal pero en pugna con los efectos negativos externos y desconocidos en rechazo continuo.
    La fuerza de la inteligencia artificial usa de una debilidad en el uso del sentido de la empatía, la tendencia y solución al caos de no comprender las relaciones se compensa en el control del conocimiento de la física, la materia, el cuerpo y el escenario, en ese espacio seguro se inoculan las simulaciones de relaciones con sus justificaciones morales. Básicamente se aprovecha de una condición natural de adaptación que busca el conocimiento para rectificar el conflicto con la realidad.

  • Evaristo tiene toda la razón, es un tema que no puedo entender que no sea abordado de esta forma. Claro qe es mas facil prohibir… Y que el móvil solamente les sirva para seguir youtubers… Gracias por tu trabajo.

Ver más

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios