Cómo ayuda la alimentación en el aprendizaje de los niños

Pili Rodríguez

Nutricionista y Dietista. Creadora de El Blog de tu Bebé, un blog con herramientas y recursos para padres y madres.

La alimentación juega un papel muy importante en el crecimiento y el aprendizaje de los niños. A través de los alimentos, los niños obtienen la energía que necesitan para que su cerebro se mantenga activo, y en las condiciones más óptimas, adquiriendo con una mayor facilidad todos los conocimientos que se aprenden en el cole cada día.

Según la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), existe una estrecha relación entre la alimentación y el rendimiento escolar. Los niños que siguen una dieta equilibrada tienen mayor capacidad para hacer sus deberes escolares, obtener mejor notas, y tener una participación mucho más activa en todo tipo de actividades en clase.

Adquirir buenos hábitos de vida comienza desde el hogar, pero también los profesores ejercen un papel muy importante para fomentar el aprendizaje de los niños de la mejor manera.

Nutrientes que ayudan al rendimiento escolar

Existen algunos nutrientes que resultan esenciales para potenciar el buen funcionamiento del cerebro y la vista de los niños. Dos órganos clave en el aprendizaje en etapa escolar.

Estos nutrientes son los siguientes:

  • Grasas saludables: en forma de ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6, muy importantes para el desarrollo del cerebro en la etapa infantil. Los niños pueden obtenerlos a través de alimentos como el pescado azul, aceites, grasas saludables como el aguacate y los frutos secos.
  • Vitaminas del grupo B: que participan directamente en el correcto metabolismo de la energía. Disponibles en alimentos como los cereales integrales, el huevo y los lácteos.
  • Hierro: mineral que contribuye en el desarrollo cognitivo de los niños, evitando la aparición de cansancio. Lo encontrarás en carnes magras, pescados, huevo, y también en legumbres y verduras.
  • Magnesio: muy importante para la transmisión del impulso nervioso, así como para la liberación de energía, disminuyendo la fatiga. Los alimentos ricos en magnesio son las verduras de hoja verde, pero también cereales, lácteos, carne, pescados y mariscos.
  • Zinc: que contribuye en la función cognitiva, el metabolismo energético, el sistema inmune y el crecimiento de los peques. Las fuentes de este mineral son muy variadas. Puedes encontrar alimentos ricos en zinc como los frutos secos, moluscos, carne magra y huevos.

La labor de los profesores en la escuela

La escuela es el mejor medio para que los niños complementen la formación que comienza en casa. Mientras que dentro de la familia los padres son responsables de educar en los buenos hábitos alimentarios para fomentar el aprendizaje de los niños, los profesores y el personal del comedor escolar tienen un papel fundamental a la hora de ponerlos en práctica.

La gran mayoría de niños hacen las principales comidas en horario escolar, como son el desayuno y el almuerzo. Ese es el momento ideal para poner en práctica los conocimientos adquiridos en el aula, siempre con el apoyo de los padres.

Son muchas las posibles formas de trabajar en clase los buenos hábitos alimentarios según la edad de los pequeños. Algunas ideas muy útiles para el profesorado es trabajar con la pirámide de la alimentación, elaborar menús saludables con los niños, aprender sobre las cualidades y nutrientes de cada alimento, y fomentar el consumo de una dieta variada rica en los alimentos que mejoran el aprendizaje de los niños.

Porque la alimentación no es solo la base de la salud en el ser humano, también podemos aprovechar determinados nutrientes para potenciar el rendimiento escolar y optimizar el aprendizaje de los niños a cualquier edad.

Comentarios (1)

  • Es básico que los padres reconozcan la importancia de la correcta alimentación porque muchas familias aunque se les proporcionen los recursos económicos no sabrán como hacerlo. Los hábitos alimenticios son muy malos.

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios