¿Cómo podemos definir la inteligencia artificial?
Se refiere a la programación de máquinas y dispositivos que cuando actúan, los humanos decimos que lo hacen de forma inteligente. Son sistemas que actúan sobre el mundo, que inciden en él, que toman decisiones y tienen capacidad de aprendizaje. Si estas actuaciones las llevara a cabo un humano, diríamos que las hace en función de su capacidad intelectual. Es una definición un poco recurrente, pero de momento, es con la que nos manejamos. 

Cuando hablamos de técnicas de inteligencia artificial ¿a qué nos estamos refiriendo?
Las técnicas de IA son esquemas de algoritmos que ayudan por tomar decisiones. La inteligencia artificial, de hecho, es la ciencia de la toma de decisiones. ¿Cómo se toman estas decisiones? Los algoritmos utilizan bases de datos infinitas y tienen sistemas de interacción con los humanos para tomar estas decisiones. Estas técnicas pueden ser simbólicas, numéricas, deep learning, razonamiento aproximado, etc. Todo esto son algoritmos o familias de algoritmos que tienen una cierta estructura para tomar estas decisiones. 

¿Y esto, qué aplicación tiene en educación?
En el mundo educativo hay un montón de decisiones a tomar. Desde qué camino ofreces a cada alumno para realizar su aprendizaje a con quién lo sientas, o en qué equipo lo pones, en qué orden le proponemos los problemas para resolver, etc.. Muchas de estas decisiones pueden ser solucionadas o asistidas por un agente de inteligencia artificial. Lo difícil hoy es encontrar un sector en el que la IA no sea útil.

¿Qué retos crees que tiene la educación hoy en día?
Uno de los retos sería la mejora del aprendizaje individual. ¿Cómo podemos hacer que una persona alcance el nivel competencial que desea de la forma más satisfactoria y cómoda posible? Adaptar el aprendizaje al individuo es un reto difícil porque estamos en aulas con 30 alumnos y los docentes hacen lo que pueden. Aquí es donde y creo que la Inteligencia Artificial puede ayudar y lo vemos en los países que han implementado este aprendizaje adaptativo. 

¿Dónde se ha implantado ya? 
El tema del aprendizaje adaptativo es algo que en Estados Unidos hace mucho tiempo que funciona. Hay un sistema que se llama ALEKS que para temas de STEAM es muy útil. El sistema te propone unos tests y te hace un perfil en relación a los conceptos que tiene asumidos, a tu estado de conocimiento. A partir de aquí te propone problemas, que se van complicando. Cuando no aciertas, te explica porqué no lo has hecho correctamente y te propone otra serie adaptada a tu nivel de forma constante. Es un nivel de personalización muy alto. 

¿Qué resultados obtienen?
Pues por ejemplo, en primero de carrera de algunas formaciones relacionadas con las matemáticas ha reducido el abandono por parte de los alumnos en un 20%.
¡Utilizando este sistema dos horas a la semana!

¿Qué otros retos considera importantes afrontar?
El segundo reto gira entorno al aprendizaje colaborativo. Los alumnos deben entender que viven en un mundo complejo y que es imprescindible saber trabajar en equipo. Que sean capaces de adquirir competencias en este sentido. Y otro reto que es fundamental por la situación que vivimos hoy en día es el fomento del espíritu crítico. No es tanto la adquisición de competencias particulares sino la adquisición del espíritu crítico y saber cuestionar las recetas que se reciben de forma sistemática. 

¿Qué puede hacer la IA en el reto de fomentar el espíritu crítico?
Plantearse preguntas es algo básico, preguntarnos por qué, para qué, cómo. Querer llegar hasta las últimas consecuencias, querer entender y saber el porqué de las decisiones que se toman. La inteligencia artificial tiene una área que yo creo que es muy divertida que es la de la argumentación computacional. Esto precisamente lo que busca son argumentos que van a favor y en contra de posiciones. Construye sistemas de razonamientos para hacer esto, a partir de una serie de proposiciones y cuando tiene un conjunto complejo determina cual es el conjunto más razonable que deberíamos aceptar. Esto podría ayudar a que los alumnos, cuando tienen muchos argumentos, puedan orientarse sobre cuáles escoger. Esto es algo que se me ocurre sobre la marcha porque en realidad hay muchas posibilidades en torno a esto. 

¿Qué otra competencia cree que se puede trabajar desde su perspectiva?
Otro aspecto interesante es el de la explicabilidad. En la última reunión de expertos de ética e Inteligencia Artificial de Europa fue uno de los puntos en los que se hizo más hincapié. Esto no es otra cosa que, que un humano pueda pedirle siempre explicaciones a la máquina, que justifique las decisiones que toma. Tener sistemas de este tipo hace que los alumnos sean conscientes que deben tener capacidad para razonar sus decisiones y a su vez, interés y motivación para cuestionar las decisiones de los otros. 
Si los alumnos pueden cuestionar la inteligencia artificial se acostumbrarán a un contexto en el que la crítica constructiva sea habitual. 

¿Qué papel tiene el docente cuando se implementa la inteligencia artificial?
Pues es un nuevo papel de acompañamiento. El docente complementa y mejora el feedback que le está dando el sistema. Puedes tener un docente para cada grupo y que cada alumno vaya realizando su propio itinerario con el programa. El papel sigue siendo el de facilitador y de ayudar a entender por qué. 

¿Necesitan un tipo de formación específica?
Por supuesto. Más allá de la formación en su materia, necesitan formación específica para entender cómo funciona el aprendizaje cuando interactúas con una inteligencia artificial. El pasado mes de mayo la UNESCO reunió a los mayores expertos del mundo en Inteligencia artificial y educación y concluyeron que los países han de acelerar la formación de los docentes en inteligencia artificial. 

Hablamos todo el rato de la inteligencia artificial des del punto de vista metodológico de aprendizaje, pero ¿qué pueden aprender los alumnos del desarrollo de la inteligencia artificial?
La IA es una área de computación que pertenece al área de las matemáticas. Pero creo que tiene dos vertientes: una tecnológica y otra humanística y sociológica. 
Yo creo que entender cómo se hacen los algoritmos ayuda a tener una visión más analítica del mundo. También permite entender conceptos sociales de los datos, como por ejemplo la relatividad de los datos. También se puede discutir mucho sobre ética y tecnología. Hablamos de cómo se integra la IA en la sociedad, de qué valores ha de representar, etc. Los profesores de filosofía tienen mucho trabajo a hacer aquí. 

¿Qué peligro tiene utilizar la inteligencia artificial sin tener en cuenta la ética?
Pues que se utilice en contra de los valores que tenemos como sociedad. Si queremos una sociedad igualitaria pero la inteligencia artificial que utilizamos basa sus decisiones en bases de datos que solo recomiendan un tipo de perfil de género o racial estaremos generando unas decisiones contrarias a nuestros valores. La inteligencia artificial no lo tiene todo resuelto y hay que vigilar cómo se aplica y para qué.


Si te ha gustado la entrevista a Carles Sierra, no te pierdas la de Tíscar Lara: “Las TIC han universalizado el acceso al conocimiento”.

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Comentarios(2)

  • Opino igualmente que el compañero de arriba. No es posible que a día de hoy todavía se estén dando las mismas asignaturas que hace 20 años y se dejen de lado temas tan importantes y tan actuales como los que ha mencionado David, por ejemplo. Nos forman para ser un número irrelevante en una empresa y no para enfrentarnos a las situaciones de hoy.

  • Coincido completamente con este artículo pero me gustaría hacer una reflexión que va un poco más allá… Además de formar a los profesores en materia de inteligencia artificial, también se les debería formar en otras materias más actuales para que sean lo más competentes posibles en los tiempos que corren. Ámbitos como la programación, el emprendedurismo, idiomas, etc. son cosas que se deberían fomentar más en pleno siglo 21. Saludos.

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios