¿Se puede trabajar la creatividad de los niños a través de los cuentos infantiles?
La creatividad de los niños se puede trabajar incluso pelando una cebolla. Creo que más que trabajarla, el reto de los adultos es no estropearla. El peligro de los libros “malos” es que pueden desanimar a fantásticos lectores, es un peligro aburrirlos.

¿Qué es lo más sorprendente que le ha preguntado un niño acerca de sus libros?
A veces me invitan a escuelas para hablar con los alumnos de libros que se están leyendo. La verdad, me sorprendió mucho ver lo profundamente que conectan con mis textos. En cierta ocasión, un niño de unos diez años me preguntó que porqué todos los libros para niños son iguales: alguien es muy feliz, de repente tiene un problema, y al final lo soluciona.

¿Y que respondió?
Tuve que reflexionarlo un poco. Realmente la literatura infantil se recrea en la idea de que todo tiene un final feliz, los cuentos siempre acaban bien. Le expliqué que a medida que se hiciera mayor, si seguía leyendo, vería que hay muchas historias que no siempre terminan como el protagonista querría. Igual que en la vida.

¿Qué cuentan sus historias?
Hay varias cosas que navegan siempre en la obra de cualquier persona. En mi caso, por ejemplo, está muy presente el tema de la autoestima. En el caso de “La Bruja Tiburcia”, que tuvo mucho éxito, se abordaba el maltrato verbal. Las personas que sufren maltrato ven muy menguada su autoestima y en este cuento eso se explica de modo que un niño de 7 años ya es capaz de entender.

¿Piensa en los niños que van a leer sus cuentos o en los adultos que los acompañarán cuando los escribe?
Realmente no. Mi objetivo cuando escribo es explicar de forma sencilla y directa cosas o situaciones que a veces no son tan sencillas de explicar. Encontrar una manera fácil, lineal y legible es lo que me motiva a escribir sobre algo.  Así creo libros que pueden ser entendidos por niños de más de 4, 6, 8, 12 años y siempre por adultos.

¿Escribe sobre experiencias propias?
Sí, muchas veces. Acabo de publicar un libro ahora, “Una rabieta bestial”. Está basado en una experiencia personal, que seguro que muchos padres y profesores han compartido, pero también todos los adultos, ya que hemos sido niños antes.

¿De qué trata?
Eric es un tigre pequeño, que no puede dejar de llorar. Cuanto más le piden que pare, él se pone más nervioso y se siente peor, pero no puede parar. Su padre le dice que los tigres mayores no lloran, y Eric piensa que cuando sea mayor llorará menos porque tendrá muchas cosas resueltas que ahora no puede controlar. Eso lo lleva a descubrir que ya hay al menos una cosa que ya puede controlar: sus lágrimas.

¿En qué se inspira para escribir?
En el día a día hay temas que te conmueven o que te interesan por algún motivo. Cuando encuentro algo que me inspira me pongo a pelear con este tema hasta que consigo resolverlo de forma sencilla y lo puedo explicar a través de la escritura y la ilustración.

¿Los libros pueden ser una buena herramienta para ayudar a niños y niñas que viven situaciones complejas?
Para mí los libros siempre han significado compañía. Me reconforta sentirme identificada con la manera en que otra persona describe o recrea ciertas situaciones de la vida. La literatura te hace sentir parte de la humanidad. Que tu manera de vibrar es compartida. Cuando el intelecto y la sensibilidad conectan con la lectura, se acrecenta la sensación de compañía.

¿Las nuevas tecnologías cambian los hábitos de lectura de los niños?
Creo que cambian los hábitos de todo el mundo. La cantidad de ocio gratuito que tenemos a nuestro alrededor nos deja poco tiempo para invertir una tarde entera en hojear ilustraciones y libros. Creo que aún debemos adaptar nuestro ámbito a este nuevo ecosistema digital, ya que el mercado editorial está actualmente desdibujado.

¿Cree que los niños están dejando de leer?
Las nuevas tecnologías nos piden un esfuerzo menor para entretenernos con ellas. Sí que piden interacción del usuario, pero en general te arrastran a pasar el rato con menos esfuerzo del que supone mantener la atención en la lectura de un libro.  Creo que debemos ser capaces de sintonizar con los lectores y que los libros que se publican deben orientarse a la excelencia.

Dígame tres cosas que deberían cambiar en el ámbito de la educación.
La consideración social y económica hacia los maestros con una especie de rotación obligatoria (en que ejercieran un año de tareas administrativas, de cada cuatro, por ejemplo), la mayor exigencia en su formación y el modo en que se incorpora el inglés a la enseñanza.

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Comentarios(3)

  • En todas las frutas hay figuras geométricas, si partimos una papaya por la mitad, de manera transversal, veremos un pentágono, en las piñas hay hexágonos, y vean las flores de brocolí, mucha geometría

  • Juan Manuel Juárez Montoya

    Gabriela excelente como siempre, la creatividad para aprender inglés debe aplicarse cada vez más para no aburrir a los niños y dejar que tengan iniciativa para aprenderlo.
    Crecemos y nos olvidamos de la importancia de ser niño y comprenderlos.
    Saludos cordiales

  • Hola Gabriela Rubio, felicidades por tu creatividad y por tus cuentos.

    Ahora te hago un aporte de lo que hacia yo cuando era pequeña y luego de mayor con mis hijas..y un poquito más tarde en espaicreatiu…*

    Cuando era pequeña leía los comics de mi hermano, se los cogía a escondidas,el no me los dejaba, por eso de ser el mayor y poner resistencia a todo,y te digo que coincido contigo en eso, a mi me gustaban más que los cuentos, por eso del final feliz.. no me parecían reales, y además tienen continuidad, se morían allí el tema.. por eso me gustaban los comics de Mortadelo y Filemon, las hermanas Gilda ect.. jajaj me rei muchisimo con estos comics.. luego hacia mis historias de las cosas que pasaban en casa.. con un toque cómico, hasta que me pillaron y me cayó la bronca.. ahi deje de dibujar y de escribir..
    (los mayores se lo toman todo muy en serio) yo veia en todo una historia bonita.. recuerdo como dormía a mis hermanos pequeños contandoles mis cuentos inventados…

    Después…. cuando tuve a mis hijas los cuentos que les contaba yo eran caseros, y eran sobre las costumbres que quería instalar en ellas, sobre los buenos alimentos y sobre la vida, funde un lugar llamado Espaicreatiu donde enseñe a niños esto que a mis hijas les encantaba tanto, jugar con material reciclado e inventar cuentos dando interpretación, ya sabes .. como un teatro, en fin,hacía muchas cosas…y todas preciosas.. me encantaría escribir pero no acabo de lanzarme… tengo cuentos dentro asomándose por las ventanas de mis ojos y me piden paso… seguro que los dejaré volar.. .seguro…

    otra vez felicidades , ya soy tu fan …un abrazo fuerte

    Antonia fernandez

    espaicreatiu esta un poco con telarañas, esta como la casa de la bella durmiente…pero esta, su dueña sigue viva.. y despertandose ..
    http://espaicreatiu-antonia.blogspot.com.es/

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios