¿Qué importancia tiene el desarrollo sensorial y la motricidad en infantil?
El desarrollo sensorial es la puerta de entrada de la información en el cerebro para que posteriormente se pueda procesar de forma eficiente. Por ejemplo, si no hay buena percepción de lo que vemos, no podremos captar su significado adecuadamente. El sentido del oído es clave para el lenguaje y el aprendizaje de los idiomas. El tacto facilita la integración de todos los sentidos.
La motricidad está presente en los procesos de la lectura, de la escritura y del aprendizaje. Por ejemplo, para hablar debemos articular las palabras con movimientos muy precisos, para eso es necesario desarrollar previamente los movimientos básicos y la coordinación.

¿Para qué sirve estimularla a edades tempranas? ¿Cómo influencia al desarrollo del cerebro?
En edades tempranas está todo el potencial de la persona en el periodo óptimo para que se desarrolle. El cerebro tiene una gran plasticidad y se va desarrollando mediante las actividades que realizamos y las oportunidades que proporciona un ambiente enriquecido. Por ejemplo, escuchar música, moverse, tocar objetos de diferentes texturas…, todo ello influye en el desarrollo cerebral y personal.   

¿Se puede “obligar” a aprender? ¿Se aprende algo si no se tiene interés?
Proponer lo bello, lo que las cosas son, lo que es verdadero y lo bueno tiene un gran atractivo para la persona siempre en todas las culturas y despierta un gran interés. El apasionante arte de educar nos exige a los profesionales dar un paso al frente y aplicar el método apropiado para aprender, acorde con los tiempos actuales.  

¿De qué forma se puede estimular la curiosidad de los niños y niñas?
Es muy motivador presentar novedades, facilitar experiencias visuales, auditivas, manipulativas e, incluso, científicas, artísticas y de todo tipo. De esta forma, aprenden y van desarrollando su inteligencia y su potencial.  

Los docentes, ¿están formados para despertar la curiosidad y fomentar la motivación por el aprendizaje?
En la actualidad hay muchos medios para adquirir formación. Por ejemplo, en el Máster de Neuropsicología y Educación de la UNIR, Universidad Internacional de la Rioja, hemos volcado la investigación y la experiencia de más de 20 años trabajando con expertos de visión, audición, motricidad, psicólogos y pedagogos que hemos aplicado programas en más de 40 colegios. Quienes estudian este máster despiertan la curiosidad, motivan al aprendizaje e, incluso, descubren las causas de los que no aprenden y saben aplicar el remedio oportuno.  

¿Qué herramientas necesita un docente para lograr este objetivo?
En primer lugar, conocer los avances científicos sobre el desarrollo cerebral y su relación con el aprendizaje. Además, adquirir habilidades y aprender a aplicarlas en las prácticas educativas, sin temor al cambio. También es interesantísimo aprender a investigar en el aula, a buscar preguntas y avanzar en respuestas para mejorar nuestra atención a cada uno de los alumnos y de sus necesidades. Quererles y orientarles con profesionalidad.  

A menudo habla de la autoestima y de la seguridad en uno mismo para aprender más y mejor. ¿Qué consecuencias tiene una baja consideración de uno mismo a la hora de aprender?
Todos necesitamos un ambiente constructivo, positivo, optimista y flexible, compatible con la exigencia y el esfuerzo. Cuando un niño no trabaja o no participa activamente, es conveniente preguntarse por qué. Muchas veces, nos encontramos falta de habilidades que se arrastran durante años y que no dejan avanzar hacia un desarrollo armónico de la personalidad. La neuropsicología educativa está ayudando mucho en este campo. Cuando aplicamos este tipo de programas, observamos que el 100% de los niños mejora, en primer lugar, la autoestima personal. Eso supone un motor de arranque clave para motivarse y poner los medios para superar las dificultades y mejorar el rendimiento escolar.

En este sentido, ¿es estimulante fomentar la competitividad en el aula? ¿Y el aprendizaje cooperativo?
Compartir y dar a los demás nos hace felices y los alumnos responden muy bien en las experiencias cooperativas que se proponen en las aulas. El trabajo por proyectos, la aportación de los talentos de cada uno y el trabajo en equipo es un medio excelente para aprender a desenvolverse en un mundo tan global y competitivo como el nuestro. De hecho, ya se incluyen asignaturas y programas de emprendimiento y creatividad en los planes de estudio con ésta finalidad.

¿Qué papel debe tener la educación emocional dentro de las aulas?
Diferentes estudios muestran que el ambiente del aula influye directamente en el aprendizaje. Si el alumnado se encuentra atendido, valorado, respetado, y en un clima positivo, es más fácil la atención y la implicación activa en el aprendizaje. Además, el desarrollo emocional y de los valores personales y sociales completa nuestra naturaleza y nos aporta la necesaria felicidad que todos buscamos.


Si te ha gustado la entrevista a Pilar Martín Lobo, no te pierdas la de David Bueno: “El aburrimiento es necesario para el desarrollo del cerebro”.

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Comentarios (1)

  • Estimo que el aprendizaje de matemática actualmente es el más frustrante. Por ello, la docencia siempre tiene que estar en un proceso dinamico,compartiendo experiencias.

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios