Clásica y moderna: la clase de inglés para todos los gustos

  • Por Aida García Monllor
  • Opinión

Aida García Monllor

Soy profesora de inglés en secundaria, escribo un blog sobre educación y diseño proyectos para implementar en las aulas en relación con la concienciación social y las emociones.

Las clases de inglés pueden ir más allá del clásico libro y la libreta, incluso más allá de la pizarra digital. Las posibilidades que a día de hoy ofrecen las unidades didácticas son variadas tanto en contenido como en metodologías. A cargo de la figura del docente está crear nuevas actividades y salir de los estrictos pasos a seguir de los manuales del profesorado.

Clase-Ingles

Estamos viviendo un auge en programas y aplicaciones que nos permiten hacer juegos, encuestas, cuestionarios, vídeos, presentaciones… podemos darle la vuelta si queremos a una lección. Eso sí… hace falta tiempo. Tiempo para descargar,  tiempo para planificar, tiempo para probar, tiempo para crear, tiempo para buscar. Lo difícil es empezar, después con la práctica y la experiencia, todo va rodado.

Las condiciones de nuestras clases pueden variar: el nivel, el tipo de facilidades que el centro nos ofrece, o el tipo de alumnado que tengamos, entre otras. Debemos enseñar para todos y ser flexibles a lo largo de las unidades, ya que nuestro alumnado aprende de formas muy diferentes: unos prefieren la gramática escrita, otros se acuerdan con ejemplos, otros la memorizan, algunos tienen más memoria visual, etc.

He decidido presentar algunas actividades para llevar a cabo en el aula. Estas actividades son sencillas y no llevarán mucho tiempo a aquel que decida ponerlas en práctica.

Las diferentes actividades que presento las he dividido en tres apartados:

  1. Actividades con dados o cartas: Las actividades con dados están hechas para ejercitar primordialmente la oralidad y la expresión escrita, mientras que las cartas son básicamente para la oralidad. Juegos con dados de acciones, lugares, objetos, animales etc. pueden ser un aliciente en las clases para contar historias o escribirlas (storytelling), hacer un concurso literario, o jugar a adivinanzas. Las actividades con cartas estilo Tabú ( el juego de las palabras prohibidas) son muy divertidas para los alumnos. Para los profesores será una manera de evaluar las habilidades de expresión oral en nuestros alumnos, su vocabulario y fluidez en gramática, así como la pronunciación. Ambos productos pueden comprarse en tiendas de juegos a precios muy asequibles.
  2. Actividades con nuevas tecnologías: Las actividades en relación con las nuevas tecnologías son muy variadas también, y aquí entra más que nada el manejo del profesor con la informática. En mis clases suelo aplicar cuestionarios con tiempo limitado y con diferentes temáticas, tanto de vocabulario como de gramática. Son sobre todo para repasar lo estudiado de una forma más lúdica. Lo ideal es que el alumnado pueda descargar los programas desde su móvil (por ejemplo, Kahoot o Quizziz) para poder insertar el código de participación. Una vez dentro, aparecerá el cuestionario previamente elaborado por el profesor. Algo que también me gusta hacer son mis propias presentaciones de la gramática con programas como Canvas o Genially. Este último también permite crear juegos y cuestionarios, entre otros.
  3. Actividades con objetos cotidianos: Finalmente, las actividades más clásicas. Suelo practicar mucho en clase un juego llamado Blind Chairs (sillas ciegas). Se juega por equipos y un alumno, debe quedar de espaldas a la pared, mientras que el resto intentan definir y explicar una palabra escrita en la pizarra por el profesor. Para aumentar la dificultad podemos escribir frases, y ésta será actuada por el resto de alumnos. Este juego ayuda a afianzar ciertos conocimientos, aunque nos pueda parecer un simple juego pasatiempos. ¿Cómo se actuaría un futuro? Los mismos alumnos se darán cuenta si saben hacer una frase en futuro,  en pasado o el vocabulario que poseen.

Todas estas actividades pueden ser llevadas a cabo fácilmente por el profesor en clase. Les recomiendo una dedicación de 10 o 15 minutos a la semana para repasar los contenidos o al final de cada unidad. Tanto los alumnos como el profesorado disfrutarán de estos momentos juntos.

Comentarios(4)

  • Estoy totalmente de acuerdo con la autora de blog. es cierto que hoy en día los docentes disponen de mas variedad de métodos para explicar sus clases que antes. Actualmente el aprendizaje de inglés es muy importante y que mejor manera que hacerlo lúdicamente, ya que aprender esta asignatura puede resultar difícil y aburrido, pero para ello hacen falta que los docentes tengan tiempo y sobretodo ganas de preparar diferentes vías de aprendizaje que no sean la pizarra, el libro y la libreta.
    Me han resultado fascinante los métodos que esta profesora de inglés utiliza para dar su clases, son realmente atractivos, disfrutan tanto alumno como profesor, y además le permite al profesor evaluar las mismas cosas que si solo explica de manera normal. Aunque pienso que estos métodos de jugar o utilizar cartas entre otros, permite evaluar cosas que de la otra manera lo mismo no se puede, como por ejemplo la expresión oral o la participación. Un niño o adolescente puede ser tímido y no querer hablar en clase delante de todos y menos en inglés pero puede saber mucho sobre ello. Es muy fácil después poner un 0 en participación y expresión oral.

  • Hay actividades que mejoran el rendimiento del conjunto de alumnos pero hay otras que pueden distraer a tus alumnos y alumnas y debes tener cuidado, ya que un simple juego puede hacer que un joven estudiante pierda la atención durante toda la clase y solo piense en cómo resolver el enigma planteado y deje de atender al resto de la clase.

  • Cualquier excusa o actividad que “obligue” al alumno a practicar inglés o a mejorar su uso siempre es bienvenida. El inglés hoy por hoy es necesario para el día a día, tanto personal como profesionalmente.

  • ZULAY LAVASTIDA

    Excelente…

Ver más

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios