Las Dificultades Específicas de Aprendizaje (DEA) dentro de las aulas

La Fundación Adana define los Trastornos del aprendizaje, denominadas también Dificultades Específicas de Aprendizaje (DEA), como “una dificultad inesperada, específica y persistente para la adquisición de un aprendizaje pese a una instrucción convencional, nivel de inteligencia y oportunidades socioculturales adecuadas”. ¿Quieres saber más sobre ellos? ¡Sigue leyendo!

DEA | Tiching

Para comenzar, es importante aclarar que estas dificultades son intrínsecas al alumno y que afectan a su proceso de aprendizaje, pero no tienen nada que ver con su nivel de inteligencia. ¡Muchas personas con dificultades de aprendizaje han pasado a la Historia por sus geniales aportaciones!

Lamentablemente, durante la formación del profesorado las Dificultades de Aprendizaje se trabajan más bien poco, por lo que es más que recomendable que el propio centro proporcione a sus docentes una formación continua que le permita tener unas nociones básicas sobre los síntomas de las DEA más comunes en el aula.

La importancia de los tutores

Es imprescindible que conozcas a tus estudiantes e identifiques estas dificultades a una edad temprana para poder intervenir lo antes posible, de manera que se puedan minimizar las consecuencias en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Obviamente, los tutores son las personas que están más tiempo en contacto con los alumnos, al igual que los familiares, por eso es necesario que haya un clima de confianza y un nivel de comunicación muy fluido entre estos agentes educativos. Sin embargo, la función del tutor o tutora no es la de diagnosticar, sino la de hacer un seguimiento que permita observar alguna anomalía o problemática que perjudique el proceso de enseñanza-aprendizaje del alumno.

¿Cuáles son las DEA más comunes en el aula?

Si nos centramos en las materias académicas:

  • Lectura: Los problemas que se derivan de esta área se caracterizan por dificultades en decodificar las palabras escritas, reconocer las palabras comunes a simple vista y leer con fluidez. La dificultad más común es la dislexia, una alteración de la capacidad de leer por la que se confunden o se altera el orden de letras, sílabas o palabras. Esta dificultad pueden afectar a la escritura, la comprensión y la ortografía. Los signos que pueden derivar de la dislexia varían según la edad a la que se observen, ya que no es lo mismo diagnosticarla en la etapa de infantil, como en primaria, como en secundaria.
  • Escritura: En esta área encontramos niños con deficiencias en las habilidades de la escritura que provocan dificultades en la comprensión de la gramática y la puntuación, la ortografía, la organización de párrafos o la composición de los textos. Además, dichos niños no suelen tener buenas habilidades para escribir a mano. Una de las más frecuentes en el aula es la disgrafía, una dificultad de coordinación de los músculos de motricidad fina (mano, antebrazo) que impide a los niños afectados dominar y dirigir el instrumento de escritura de la forma adecuada para escribir de forma legible y ordenada. Los alumnos con disgrafía podrían tener dificultades con la ortografía, el deletreo y la escritura a mano.
  • Matemáticas: Dentro de esta área, las dificultades que aparecen están relacionadas con la comprensión de los conceptos numéricos y con la capacidad de resolver cálculos mentales o problemas de lógica. La DEA más habitual en el aula es la discalculia, una dificultad para aprender los principios del cálculo originada por un problema en el uso del sistema simbólico. ¡Pero, ten cuidado porque es muy fácil confundirla con la dislexia, aún habiendo algunas diferencias!

Si hablamos del procesamiento cognitivo:

  • Atención: Discernir la información relevante, prestar atención o mantenerse concentrado en un misma tarea un tiempo determinado son algunas de las dificultades que pueden detectarse en niños o niñas que tengan TDA o TDAH.
  • Motoras: La dispraxia es una de las dificultades de aprendizaje más frecuentes y menos diagnosticadas. Este trastorno se caracteriza por una baja organización del movimiento y provoca que los niños o niñas que lo sufren tengan que esforzarse mucho con las tareas vinculadas al movimiento, cuando deberían realizarse automáticamente, sin prestar atención y con plena eficacia.
  • Organización: La organización del espacio y la administración del tiempo también es un aspecto que debe tenerse en cuenta, ya que pueden ser simplemente una característica del alumno o puede ser un síntoma de una dificultad de aprendizaje. La más común es la dificultad del funcionamiento ejecutivo, que consiste en deficiencias en una serie de habilidades mentales como planificar, organizar, priorizar, memorizar, etc. que pueden dificultar a los niños y niñas a desarrollar ciertas actividades. Estas dificultades, por lo general, aparecen en niños que tienen TDAH o dislexia.

Como hemos podido ver, ninguna de estas dificultades excluye a las otras, incluso a veces suelen relacionarse entre ellas. ¡Cada estudiante es un mundo! Conocerles e identificar sus dificultades te permitirá generar aprendizajes significativos… ¿te animas?

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Comentarios (1)

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios