El teatro: un recurso transversal para desarrollar competencias

¿Crees que el teatro debería formar parte del currículum escolar como asignatura? A falta de tener unas horas dedicadas a este arte escénico, podemos utilizar el teatro como recurso transversal en las aulas para desarrollar competencias académicas, profesionales y personales.

El teatro: un recurso transversal para desarrollar competencias

El teatro se ha utilizado en las aulas, siempre desde un enfoque teórico, en la asignatura de Lengua y Literatura, o viendo obras teatrales en las que la participación es pasiva. Sin embargo, el teatro, además de ser un arte escénico que debe estudiarse, puede concebirse como una herramienta transversal que puede mejorar el proceso de aprendizaje de los alumnos y alumnas, indistintamente de la materia que se esté trabajando.

¿Cómo podríamos utilizar el teatro en las clases de matemáticas? ¿Y de ciencias sociales o historia? ¡Quizá lo que necesitamos es que el alumnado desarrolle ciertas habilidades para la vida como el pensamiento crítico, la inteligencia emocional, la capacidad de escucha… ¡Sigue leyendo para coger ideas de cómo hacerlo!

Utilizar el teatro en el aula conlleva muchos beneficios, algunos de ellos te los contamos a continuación:

  • Aumenta la creatividad y la imaginación: Interpretar aquello que se ha leído en un guión invita a pensar en cómo se tiene que expresar corporalmente una persona para transmitir unos sentimientos, unas intenciones y unas conductas concretas. 
  • Mejora la comunicación: el teatro requiere de un buen dominio de la lectura y de la comprensión lectora para, posteriormente, poder interpretar y expresar de forma verbal y no verbal los textos de la obra. 
  • Fomenta la confianza en uno mismo: para aquellas personas más tímidas, el teatro es una buena herramienta porque les ayuda a desinhibirse, a desarrollar capacidades comunicativas, a perder el miedo de hablar en público, a aprender a sentirse seguro delante de mucha gente…
  • Potencia la memoria: el teatro es un arte que requiere aprender largos diálogos de memoria y una forma de actuar. Así pues, las personas que practican y ensayan habitualmente obras de teatro mejoran su agilidad mental, a la vez que trabajan los dos tipos de atenciones (la dividida y la selectiva).
  • Fomenta la empatía: si algo tiene el teatro es que nos debemos poner en el lugar de otras personas, para representarlas. Esto hace que tengamos que pensar en sus formas de actuar, de pensar, de expresarse, con lo cual permite sentirnos como otras personas.
  • Trabaja los valores: el teatro es una buena manera de acercar a los niños, niñas y jóvenes los valores como el respeto, la tolerancia, la generosidad y reflexionar sobre temas tan actuales como la homofobia, el racismo, el acoso escolar o la violencia de género.
  • Gestiona las emociones: en el teatro las emociones son un factor esencial ya que en el escenario es necesario que los actores y actrices sepan expresar y transmitir adecuadamente las emociones. Quizá en algunos momentos los alumnos deberán estudiar dicha emoción para poder fingirlas, en otros se sentirán más identificados y podrán expresar sentimientos que ya han experimentado en su propia piel.
  • Trabaja en equipo: si una cosa tiene el teatro es que requiere de una buena colaboración entre los miembros que interpretan una obra. De esta manera es imprescindible que los alumnos y alumnas hablen, negocien, se repartan los papeles, se respeten los turnos, etc.

¡Existen muchos más beneficios pero lo que queremos que tengas en cuenta es que el teatro puede aplicarse en el día a día del aula en cualquier asignatura! Echa un vistazo a estas propuestas:

  • Historia: a veces trabajar la Prehistoria, la Edad Media o el Renacimiento puede resultar un poco tedioso y aburrido según la metodología y los recursos que se utilicen. El teatro permite dramatizar algunos hechos históricos, para que además de poder conocer e investigar a los personajes con más profundidad, se pueda descubrir la época histórica con un enfoque más divertido y motivador para los estudiantes. 
  • Educación física: el teatro es un arte escénico que permite controlar el propio cuerpo así como el espacio que ocupa éste. Para desarrollar estas capacidades, existen muchas actividades para trabajar. ¿Quién no ha jugado nunca al juego de las figuras o del espejo?
  • Música: la música es un arte que está muy relacionado con el teatro y por ello, mediante éste, se puede educar en la sensibilidad musical. La música y su creación son una parte esencial de las obras de teatro. ¡Analizar algunas piezas musicales en función del guión, observar y reflexionar sobre cómo algunos fragmentos musicales dan más fuerza a algunas escenas o de qué manera una banda sonora permite dar más sentido a una obra son ejercicios que se pueden trabajar a través del teatro.
  • Lengua y Literatura: es la materia más evidente desde la que se puede trabajar el teatro. Habitualmente, en el aula, se trabajan fragmentos de teatro para trabajar autores y obras literarias. No obstante, mediante la dramatización también se potencian otras competencias como la lectura, la comprensión, la reflexión, la comunicación…
  • Lengua extranjera: Representar una obra de teatro en otra lengua diferente a la nativa supone un gran esfuerzo de comunicación, de comprensión y, sobre todo, de desinhibición. ¡Cualquier obra de William Shakespeare es maravillosa para ser representada!
  • Matemáticas: las matemáticas están en el día a día de las personas, por eso en cualquier lugar y circunstancia se pueden trabajar los números. Hacer un presupuesto de lo que puede costar una obra de teatro es una gran opción. No obstante, también existen obras de teatro como Infinities de John Barrow que gira en torno del concepto infinito o La rebelión de los números de A. de la Fuente Arjona que se pueden utilizar para aprender matemáticas a través del teatro.
  • Visual y plástica: ¿Quién se encarga de los decorados? ¡Deja que sean los propios alumnos y alumnas que creen su propio escenario! Una actividad que disfrutarán muchísimo y que, además, les hará involucrarse más en el proyecto.

El Arte y las Humanidades son disciplinas que no podemos dejar de incluir en el currículum porque también nos dan herramientas y competencias para la vida. ¡Haz que tus alumnos y alumnas disfruten del teatro a la vez que aprenden conocimientos, habilidades y actitudes!

¿Se te ocurre alguna idea más de cómo integrar el teatro en educación? ¡Entonces, no olvides compartirlo con la comunidad Tiching!

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios