¿Por qué decidió empezar con el blog Justifica tu respuesta dirigido a padres y docentes?
El blog nace como una necesidad de compartir lo que yo había aprendido los últimos 15 años como docente. Al final uno se da cuenta de lo que le funciona y lo que no le funciona en el aula y me pareció una buena idea compartirlo con los compañeros y compañeras. Tenía la sensación que internet me había dado tanto que era una buena manera de contribuir con mi experiencia.

¿Considera que el blog le ha hecho crecer como profesional?
Claro. Aunque suene a tópico, el blog me ha cambiado la vida tanto en lo personal como en lo profesional. Ahora se han cumplido 5 años de la primera entrada del blog. Mucha gente me agradece lo mucho que ha aprendido, pero en el fondo el que más ha aprendido he sido yo. Me ha dado la oportunidad de formar a otros compañeros, de recibir mucho feedback, de conocer a gente extraordinaria que ama la educación, etc. El blog y yo hemos ido creciendo juntos.

Abordemos el tema de la identidad digital. En las aulas, ¿se trabaja la manera de exponerse en la red?
Tengo la sensación que si se hace, no se hace de forma sistemática ni de forma consciente. Hay docentes que están muy sensibilizados con el uso de las nuevas tecnologías, pero a veces es difícil poder encajarlo dentro del currículum. Creo que se está trabajando en las tutorías a través de la formación que reciben los profesores o de los talleres que solicitamos a actores externos al aula.

¿Los niños y las niñas valoran su intimidad?
Yo creo que no son conscientes de lo que es la intimidad tal y como la concebimos los adultos. Hay un término que me gusta mucho, porque creo que refleja mucho la sociedad en la que vivimos: la extimidad, esta pérdida de lo que es la intimidad personal por el hecho de compartirlo todo en todo momento a cualquier precio. Vivimos en el mundo del like, del retuit, del me gusta, y estas prisas no permiten que reflexionemos sobre lo que estamos haciendo. Tendremos que recuperar el concepto intimidad y seguramente tendremos que repensarlo o reeducar porque se va a convertir en uno de los grandes problemas de las redes.

¿Los adultos somos conscientes de esto?
Lamentablemente, se está hablando muy poco sobre ello. Nos centramos más en hablar y prevenir las adicciones, pero la identidad digital se está convirtiendo en un tema que preocupa y no estamos siendo conscientes de que es un problema que ya está en muchos hogares, en los centros.

¿Son conscientes del uso (uso mercantilista) que se hace con los datos e información que comparten en internet?
Yo creo que entre los pre-adolescentes (entre 11 y 14 años) sí que son conscientes de lo que supone compartir información en la red. Lo que pasa es que la tentación por compartir, por enseñar, por gustar al otro es tan fuerte que este deseo irrefrenable de compartir pasa por encima de los peligros que puede suponer compartir una foto desafortunada o un comentario inapropiado.

Una situación complicada, entonces…
Se hace pedagogía. Nuestros jóvenes tienen mucho sentido común, pero en muchas ocasiones este sentido común no es suficientemente fuerte como para que uno pueda parar y reflexionar antes de hacer.

¿Cómo se puede fomentar esta conciencia?
Yo creo que hay que discernir entre lo que es prohibir y lo que es educar. Tenemos el debate servido con la ley que ha aprobado Francia que prohíbe los dispositivos móviles en el aula. Yo creo que tenemos que ser conscientes de que tenemos mucho trabajo, que los adultos estamos improvisando sobre la marcha porque no hay nada escrito al respecto y lo que servía hace 5 años ya no sirve. Debemos borrar del entorno digital el concepto de prohibir: hay que educar, de manera consciente, de forma sistemática. Hay que invertir tiempo en las aulas, en los hogares, en los centros donde nuestros jóvenes pasan su tiempo libre.

Cada vez hay más niños y niñas que quieren ser Youtubers. ¿Por qué cree que sucede?
Yo hablo un poco de la teoría del iceberg. Creo que cuando un adolescente observa internet solamente ven la punta blanca, reluciente y espectacular. Nos encontramos con adolescentes que en el fondo no quieren ser Youtubers, sino famosos. Quieren ser conocidos, pero no reconocidos. Aquí está la gran diferencia. Uno se cree que todo el mundo puede ser un influencer pero esa posibilidad es muy remota. Hay que trabajar con ellos la faceta de ser reconocidos por su talento, por su vocación, porque en el fondo muy pocos serán Youtubers y muchos otros desarrollarán tareas que son imprescindibles para la sociedad.

La fama a menudo va ligado a ser líder de opinión. ¿Tienen nuestros niños y niñas espacio para opinar, incentivamos el debate y la participación?
Lo que nos está pasando es que la red, que es un espacio perfecto para el feedback, para la retroalimentación, se está convirtiendo en un lugar donde volcar cualquier cosa que se nos ocurra y además hacerlo desde la cobardía que implica el anonimato. Es muy importante enseñar a nuestros jóvenes la importancia del espíritu crítico, la importancia de defender sus derechos, su opinión. Creo que tenemos el deber y la oportunidad de enseñar a pensar y a reflexionar en las aulas desde un diálogo respetuoso. Esto es lo que se llama metacognición: cómo puedo aprender a pensar mejor, para crear diálogos productivos con otras personas que me ayuden a crecer en lo personal y lo académico.

En su libro nos habla del término “infoxicación”, ¿cómo podemos ayudar a los alumnos y alumnas a combatirla?
El hecho de poder separar lo que es real de lo que es falso será uno de los grandes problemas, no solo a los que se enfrentarán los adolescentes, sino la sociedad en general. Ante lo abrumados que estamos ante la información creo que lo importante es saber sobre qué temas o qué aspectos queremos estar informados. Y a partir de aquí aprender las herramientas para encontrar la información que nos interesa. Como estamos navegando tanto, llega un punto en que no buscamos información, sino que la información nos llega de manera fortuita. Nos generan tantos temas de interés que nos provoca un estrés y ansiedad por querer saberlo todo. Esto es imposible y contraproducente. Hay que hacerse esa pregunta: sobre qué quiero estar informado, qué me apasiona, qué me interesa.

Algunos episodios delictivos han favorecido que los cuerpos de seguridad se ofrezcan y den charlas en colegios para hablar de seguridad en la red. ¿Qué opina de que participen en la educación digital?
Me parece que hemos llegado a un punto en el que tanto padres como educadores debemos formarnos con otros especialistas: cuerpos de seguridad, informáticos, psicólogos… tienen mucho que enseñarnos. No debemos entender esto como un problema de intrusismo, sino como una oportunidad de crecer en lo personal, en lo emocional, en lo tecnológico. Yo creo que toda formación externa que podamos recibir debe ser bien vista. Cada vez hay más centros en los que estamos siendo asesorados por gente competente en determinadas materias.

¿Pero son los docentes los que se deben formar con estos profesionales o ellos deben intervenir directamente en el aula?
Pienso que las dos cosas son posibles. Los centros educativos deben saber qué necesidades tienen en función de su ubicación y de sus características socioeconómicas. Los docentes deben formarse en aquello que creen que puede ser útil para su formación académica. Pero debemos ser conscientes de que no podemos ser expertos en todo.

En los años que lleva como docente, ¿cuál ha sido el reto más difícil que se le ha planteado en materia de educación digital?
Yo creo que lo más difícil ha venido con las herramientas. De un tiempo a esta parte la entrada de los dispositivos móviles en el aula con fines educativos o todas las herramientas web han transformado la manera que los docentes teníamos de enseñar. Quiero pensar que todas estas herramientas deben verse como esto mismo, herramientas para enseñar más y mejor, que nos deben ayudar a formar a nuestros alumnos. Yo soy usuario activo de la tecnología, creo que lo más importante es introducir estas herramientas desde la naturalidad y desde la responsabilidad. Haciéndolo así todos saldremos ganando.


Si te ha gustado la entrevista a Santiago Moll, no te pierdas la que le realizamos a Maialen Garmendia acerca del uso que hacen los niños y jóvenes de las tecnologías.

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Comentarios (1)

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios