7 actividades para promover la atención en el aula

La falta de atención y concentración puede ser una de las razones por las cuales los niños y niñas tienen un bajo rendimiento escolar. La atención es una capacidad cognitiva que es limitada pero que puede trabajarse para ser mejorada. Así pues, existen diversas actividades que puedes utilizar para reforzar esta capacidad en tu alumnado. ¡Si te interesa…sigue leyendo!

niña levantando la mano y focalizando la atención en el docente

Los niños y niñas de hoy en día están constantemente rodeados de estímulos e informaciones que dificultan la atención y la concentración. Habitualmente, los estímulos que más llaman la atención son aquellos que nada tienen que ver con la escuela. Así pues, tenemos que conseguir que los estudiantes se sientan interesados por los contenidos académicos.

Existen algunos factores, tanto internos como externos, que influyen en la atención. Es importante conocerlos para poder presentar en el aula los estímulos de forma más motivadora y curiosa y de ese modo estimular y mejorar la capacidad de atención de tus alumnos y alumnas.

  • Los factores internos como el estado anímico, la motivación y los intereses personales pueden facilitar o dificultar la atención. Por ello debes asegurarte que tus alumnos tienen una buena base emocional y que los contenidos están adaptados a su nivel madurativo. Presentar los conocimientos de forma curiosa es una buena opción para potenciar la motivación e interés de los estudiantes.
  • Los factores externos que proceden del medio exterior y que podemos controlar para mejorar la atención pueden ser las metodologías que empleamos en el aula o el tipo de estímulos, entre otros. Según algunos estudios se sabe que aquellos contenidos que son novedosos y/o tienen una carga emocional son más atractivos para el alumnado. Asimismo, las metodologías activas, donde el alumno es el protagonista del aprendizaje, son más efectivas para focalizar la atención.

Además, la atención tiene dos características principales: es limitada, es decir podemos atender a varias cosas a la vez pero cuántos más estímulos, menos atención podemos dedicarle a cada uno de ellos; y es oscilable, la atención no se mantiene fija en un estímulo de manera indefinida, sino que pasado un tiempo la mente cambia su atención a otro estímulo. Teniendo en cuenta estas dos características debes proporcionar pocos estímulos a la vez y cambiarlos cada cierto tiempo para captar otra vez la atención de tus estudiantes.

¡Ahora que ya sabes cómo tienes que presentar los contenidos en el aula, que dispones de algunos consejos y que conoces las características principales de la atención, te queremos proponer algunas actividades para practicarla y mejorarla!

  • Juegos de mesa: Los juegos de concentración tienen un gran potencial para trabajar la atención. Juegos como el ajedrez o los rompecabezas requieren de la capacidad de atención y la memoria, pero también de la lógica y el análisis. ¡Una genial herramienta que combina la gamificación con la capacidad atencional!
  • Mindfulness: la práctica de tan solo unos minutos de esta técnica de relajación permite despejar la mente y ayuda a los alumnos y alumnas a concentrarse en las tareas que deben realizar a continuación.
  • Mandalas: relacionado con la relajación, los mandalas son unos geniales recursos para trabajar la atención. El simple hecho de colorear ayuda a la persona a alcanzar estados de calma y a mejorar la capacidad atencional.
  • Origami o papiroflexia: este arte japonés de doblar el papel para crear distintas figuras es una habilidad que tiene múltiples beneficios, entre ellas fomentar la creatividad, la concentración, la memoria, la coordinación óculo-manual…
  • Los pasatiempos: sopas de letras, sudokus, crucigramas, las diferencias, laberintos…son actividades estupendas para trabajar la atención. ¡Además, ahora existen apps con las que dispondrás de infinidad de pasatiempos!
  • Lectura de libros: ¿Quién no conoce los famosos “¿Dónde está Wally?”? Los libros de busca y encuentra pueden ocupar las horas de los niños y niñas…¡Compruébalo tu mismo! Asimismo, una buena novela permite desarrollar la atención selectiva, es decir evadirnos de los estímulos externos para concentrarnos en la historia que nos cuenta el libro.
  • Dinámicas de aula: existen tareas de corta duración para trabajar la atención de una forma lúdica que te ayudarán a romper con las actividades más exigentes y a despejar la mente de tu alumnado para volver con otra dosis de exigencia.

Recuerda que los alumnos y alumnas aguantan un determinado tiempo la focalización de la atención dependiendo de la edad. ¡Así pues, programa tus clases, propón actividades y descansos teniendo en cuenta todos estos consejos que te hemos proporcionado!

¿Tú qué actividades pones en práctica en el aula para trabajar la atención de tus alumnos y alumnas? ¡Anímate a contarnos tu experiencia!

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Comentarios (1)

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios