El método Montessori como ejemplo de educación en la cooperación

Cristina Tebar

Soy una mamá inquieta que descubrió en Montessori una pedagogía y una filosofía de vida que tienen sentido para mí y me dedico a hacerla llegar a muchas familias, así nacieron mi blog Montessori en Casa y mis cursos online Cursos Montessori en Casa.

¿Educamos para cooperar o para competir? ¿Te sorprende esta pregunta? ¿Es algo a lo que ya le has dado vueltas o tal vez ni siquiera te habías parado a pensar en ello?

El caso es que se trata de una pregunta de gran transcendencia, porque de la respuesta que le demos va a depender no sólo el futuro de los niños a los que estamos educando sino de la humanidad en general.

Cuando educamos en la competencia estamos transmitiendo a nuestros niños que el objetivo es ser más que los demás, ser el mejor, ser el primero. En ese modelo se quedan fuera la empatía, la compasión y la idea de que todos podemos ser buenos en algo y que si trabajamos juntos podemos llegar mucho más lejos que si nos pisamos entre nosotros en una lucha constante por ganar.

Montessori como ejemplo de cooperación

En cambio, cuando educamos en la cooperación estamos formando personas que el día de mañana trabajarán de forma cooperativa, buscando la mejor manera de lograr el bien común y no sólo el beneficio individual. ¿Te imaginas un mundo en el que todas las personas actuásemos así? (No es una pregunta retórica, te animo a pensarlo detenidamente.)

¿Cómo se educa para cooperar?

Montessori es un gran ejemplo de cómo educar para cooperar, la única competencia que hay es la que tenemos con nosotros mismos, la que nos ayuda a mejorar cada día, pero no fomentamos la competencia con los demás.

Para empezar, en una escuela Montessori los niños normalmente no trabajan en la misma actividad al mismo tiempo, cada uno va trabajando con los diferentes materiales a su ritmo y no se suele dar la situación en la que se comparen entre ellos para ver quién termina más rápido o quien lo hace mejor. Cuando trabajan en una misma actividad suelen hacerlo en equipo, por lo que tampoco tienden a competir entre ellos sino a colaborar.

Por otra parte, en Montessori no hay calificaciones o notas, la evaluación es continua y se centra en lo que cada niño tiene que trabajar a continuación, no se les da un boletín de notas que favorezca la comparación con sus compañeros.

También es importante el hecho de tener edades mezcladas en el mismo grupo. Cuando tienes niños de entre 3 y 6 años en un ambiente de Casa de Niños la cooperación surge de manera natural entre ellos; una niña de 5 años no va a competir con una de 3 a ver quién se pone la chaqueta más rápido, al contrario, si ve que tiene dificultades le va a ayudar a ponérsela. Lo mismo ocurre en un ambiente de Primaria; un niño de 8 años que lee perfectamente no se va a reír de uno de 6 que todavía lee despacio y con mucho esfuerzo, va a empatizar con él porque va a recordar cuando él estuvo en esa misma situación, y muy probablemente le va a ofrecer ayuda.

En concreto en la etapa de Primaria, se trabaja mucho de forma cooperativa, y se favorece que cada niño vaya encontrando sus intereses y sus puntos fuertes, lo que permite que unos puedan aprender de otros y que descubran la grandeza de colaborar entre ellos para llegar más lejos.

¿No es necesario aprender a competir?

Mucha gente sigue pensando que es necesario educar en la competitividad, dando por hecho que así estamos ayudando a nuestros alumnos a prepararse para un mundo en el que van a tener que competir para tener éxito en la vida, pero para eso primero habría que definir qué es tener éxito en la vida, ¿no?

Si pensamos que tener éxito en la vida es tener más que los demás, la casa más grande, el trabajo mejor pagado, el coche más rápido… Nos podemos pasar la vida compitiendo y siempre habrá quien nos supere. Tenemos la receta infalible para una vida de infelicidad y vacío existencial.

Si, en cambio, pensamos que tener éxito en la vida es sentir que formamos parte de algo más grande que nosotros mismos, que lo que hacemos cada día aporta algo positivo no sólo a nosotros mismos sino también a los demás, que tenemos un propósito que nos llena… entonces tenemos la receta para una vida plena y llena de sentido, en la que nuestro papel como individuos es igual de importante que nuestro papel como parte de un todo.

Como ves, elegir entre cooperar o competir no sólo tiene que ver con nuestra manera de educar, también con nuestra manera de vivir…

Ahí lo dejo para la reflexión, y si tienes 4 minutos te recomiendo ver este vídeo de Pablo Lipnizky en el que explica de manera cristalina la importancia de educar para cooperar y no para competir.

Comentarios(4)

  • Mónica vallejo

    Excelente pregunta, responder educar para cooperar y aplicarlo sería sin duda la base de una educación para la vida satisfactoria!

  • Laura Esmeralda R R

    esta interesante esta información..

  • ALEJO GARCÍA TRUJILLO

    ME GUSTARÍA APRENDER ESTE MÉTODO SOY DOCENTE DE PRIMER GRADO DE PRIMARIA PARA PONER EN PRACTICA EN MI AULA.

  • Augusto Najarro Rojas

    Excelente propuesta pedagógica, una vez más, para trabajar muchas competencias y no centrarse en una sola. Romper con el esquema educativo actual es sumamente difícil, por ejemplo la ubicación de niños y adolescentes de la misma edad. Gracias.

Ver más

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios