¿Nunca se está lo suficiente preparado para ser un buen docente?

  • Por Iolanda López Iglesias
  • Opinión

Iolanda López Iglesias

Iolanda López Iglesias, psicopedagoga, logopeda, coach y profesora que observa a sus alumnos desde un rincón de la clase mientras ellos trabajan en grupo. El ambiente del aula debe ser animado, los niños parece que disfrutan y ella también.

Debates y más debates me hacen pensar que nunca estoy lo suficiente preparada para ser una buena docente. Poseo una amplia formación universitaria (tres carreras exactamente), dos másteres, estoy escribiendo mi tesis doctoral y todo ello me lleva a pensar que no es suficiente para ser una buena maestra porque la sociedad, la prensa, los padres y otros muchos colectivos cada día me exigen más y me permiten equivocarme menos. Y no es que me queje de esta elevada exigencia porque me mantiene en una tensión positiva, pero a veces se transforma más en una carga que en un estímulo.Buen docente | Tiching

Pienso que sin esfuerzo no hay aprendizaje, sé que todos mis alumnos ni son iguales ni poseen las mismas necesidades educativas (y en el aula intento llevar a cabo iniciativas para atender a todas), sé que debo buscar los recursos y métodos para dar respuesta a sus intereses y lo intento, de verdad que lo hago, pero a veces el Sistema Educativo tampoco me lo pone fácil. Trabajo inmersa en un sistema frágil y cambiante, con planes de estudios que varían continuamente sin darles tiempo a comprobar su eficacia, que paralelamente no se actualizan a la velocidad que la sociedad y el mercado lo requiere, que me dice qué contenidos tengo que enseñar, pero no me deja cuestionarle si estos son realmente significativos y tienen alguna utilidad.Me levanto ilusionada y me dirijo a la escuela porque estoy comprometida con mi trabajo y quiero ser una buena profesional porque valoro el conocimiento, el estudio y la formación. Trabajo con ganas y me esfuerzo para hacer bien las cosas dentro de un sistema que aún basa el éxito del alumno en si es capaz de reproducir aquello que se exhibe en un libro o lo dice aquel que dirige la clase y no tiene en cuenta si es capaz de resolver correctamente un problema de forma diferente, donde se entierra la creatividad y no se la impulsa, donde el rendimiento de las personas aún no se equipara a su potencial.

Y ahí me veo yo, de verdad con mucho entusiasmo (porque creo que me quiero dedicar a esto, porque es mi vocación), leyendo numeroso libros y artículos relacionados con la educación, la psicología, la pedagogía, la sociología… pero aún pienso que no es suficiente, porque nos dicen que seguimos haciendo una educación poco significativa, que parece no gustar a nadie, que todos critican y donde muy pocos aportan soluciones.

Pero no quiero tirar la toalla, no pienso hacerlo. Me apasiona enseñar y aprender, creo en la escuela como un lugar de aprendizaje y no de enseñanza, donde se personaliza, donde se ofrece un aprendizaje radicalmente personal e intransferible, donde se incrementa la relación entre profesor y alumno, entre el profesor y las familias de sus discentes, donde el alumno asume la responsabilidad en su proceso de aprendizaje acompañado por un docente que le guía, le anima, le motiva y le cuestiona.

Yo voy a seguir mi camino, el camino que me lleva a aplicar, a parte de mucho conocimiento, mucho sentido común… A ver si así convenzo a la parte de la sociedad que tan poco confía en los profesores y la escuela que podemos seguir realizando con tranquilidad, interés y humildad aquello que tanto nos gusta: EDUCAR con PASIÓN.

Comentarios(8)

  • Muy buen tema compartido gracias.
    El mundo en el que vivimos esta siempre en constantes cambios, lo cual siempre es positivo actualizarse periódicamente ara estar a la vanguardia en educación y de esta manera los jóvenes estén bien capacitados con lo mas actual y preparados

  • HANCCO HANCCO SALUSTIANO

    El anhelo de un maestro es que los estudiantes sean excelentes, sin embargo aunque se ponga todo lo que uno tiene no es posible, cada día hay nuevas innovaciones, novedades, entre otros, por ello el maestro pienso que nunca terminará de aprender de lo que enseña y lo que va vivir será cada vez siempre tarea de aprender.

  • La reflexión conlleva a y todo docente, buscar estrategias de aprendizaje que sean coherentes al grupo heterogéneo de la clase y en ello radica la necesidad de creatividad del docente y su habilidad pedagógica con una preparación continua.

  • ENRIQUE RENTERÍA CASTRO

    Excelente reflexión, es muy puntual al señalar los errores de quienes planifican el curriculum: no hemos terminado de implementarlo en una generación completa y se realizan cambios sin valorar los resultados.

    La pasión por educar es la palanca que nos mueve durante el trabajo diario, pero el buen docente debe construir la DOCENCIA, su valioso ejemplo al compartir sus reflexiones son muestra de que usted está aportando avances necesarios para lograr esta gran tarea.

  • Augusto Najarro Rojas

    ¿Nunca se está lo suficiente preparado para ser un buen docente? La respuesta es sí, porque las necesidades son cada vez más exigentes, otros contextos y realidades de aprendizaje en este mundo globalizado y de información. Solo la preparación y la pasión docente podría satisfacer esta necesidad. Gracias por el aporte.

  • ZULAY LAVASTIDA

    Le auguramos triunfos.

  • Adriana Patricia Galindo Garcia.

    Falta pasion por la docencia y más a los nuevos docentes que no tienen vocacion al servicio, que importante es el reflexionar y modificar las contenidos aplicables para nuestros alumnos. Me gusta la aportacion maestra.

  • Ligia Gámez de Salcedo

    Excelente,el aporte de la profesora Lolanda, y esto es lo que nos falta a algunos docentes, esa pasión aunque le diré que yo entrego a mis estudiantes de educación superior más del tiempo que me paga la Universidad, poirque esa pasión por la verdaddera docencia va ímplicitio en el locus de control para la educación.

Ver más

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios