Hacia una definición de innovación educativa

Ingrid Mosquera

Profesora adjunta en la Universidad Internacional de La Rioja. Dpto. Didáctica de la Lengua Inglesa. Facultad de Educación. Doctora en Filología Inglesa. DEA en Psicología de la Educación. Experta en Didáctica, Metodologías y TIC.

No podemos definir la innovación educativa como una mera incorporación de recursos TIC en el aula. Emplear elementos de robótica, dronótica, programación o impresión 3D no tiene por qué suponer una innovación en sí misma, más allá de la novedad los propios recursos. Innovar tampoco se corresponde con introducir metodologías y propuestas como flipped classroom, gamificación o neuroeducación, si no se hace de forma coherente y estructurada. No se trata de añadir por añadir o de poner nombres de moda.

innovación educativa

El papel de la tecnología y de las metodologías activas

Las tecnologías pueden estar presentes, suelen estar presentes, pero no son indispensables, porque la innovación es mucho más que eso. Aunque las TIC tienden a ser pieza clave de un proyecto educativo innovador, pueden implicar la simple incorporación de un recurso novedoso o motivador para los alumnos, que no es poco, pero sin desembocar en otro tipo de cambios más profundos. 

Es decir, la introducción de tecnologías o herramientas digitales puede servir para propósitos menos ambiciosos pero igualmente importantes, como puede ser el desarrollo de la competencia digital de los estudiantes, pero debemos ser conscientes de que novedoso no es sinónimo de innovador. Dependerá de qué hagamos con ese elemento novedoso. Tiene que haber una integración y una organización bien orquestadas.

Las metodologías activas que otorgan el protagonismo a los alumnos, combinadas, o no, con recursos tecnológicos, dentro de una detallada planificación y formando parte de un diseño instruccional bien elaborado y preparado, sí que podrán traer consigo una propuesta innovadora. Pero existen muchas otras opciones que nos ayudan a dar forma a ese amplio concepto de innovación.

La clave está en la adaptación

La innovación supone adaptación, palabra clave en educación. Implica adaptarnos a las circunstancias que tenemos en el contexto de enseñanza y aprendizaje en el que nos encontramos. En un entorno rural, podemos no tener acceso a internet y aun así podremos estar innovando, con papel y lápiz si hace falta, en el recreo, en clase o en el entorno natural.

Añadido a lo anterior, en muchas zonas con escasos recursos, el aprendizaje móvil supone una oportunidad educativa básica a través de la cual se promueve una educación ubicua y de bajo coste, al alcance de todos. En caso de no existir conexión o cobertura, métodos más rudimentarios, creados con mucha imaginación, y con mucho entusiasmo, ofrecen posibilidades muy originales:

Docentes innovadores, alumnos innovadores

Un docente innovador será un buen observador, creativo y resolutivo. Deberá ser capaz de salir al paso y de improvisar dentro de su planificación. No dejará atrás a ningún alumno, tendrá en cuenta la diversidad y personalizará el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Innovar implica compartir, estar dispuesto a aprender de los demás y con los demás, de los compañeros y de los propios estudiantes. Supone admitir errores y dejar un espacio para la mejora. Implica tener inteligencia emocional, con nosotros mismos y con nuestros alumnos, siendo empáticos y constructivos.

La innovación supone ser original, sorprender a nuestros alumnos y despertar en ellos la curiosidad, la motivación y el deseo de aprender, ayudándoles a ser personas autónomas, aprendices durante toda su vida, seres humanos flexibles y críticos con la realidad que les rodea, tanto en el entorno físico como en el virtual. Así formaremos alumnos innovadores:

La innovación es un proceso de aprendizaje constante

Innovar es no rendirse, no estancarse, seguir aprendiendo, evaluar nuestras clases y nuestros métodos, dejar que los alumnos nos evalúen y que otros profesores también lo hagan, en un proceso constante de mejora. Innovar es ser consciente de que debemos estar en continua formación, tener la mente abierta y disfrutar de nuestro trabajo. 

Y tú, ¿cómo entiendes la innovación?

Comentarios(4)

  • muy interesante la informacion

  • Innovar es en efecto hacer las cosas de diferente manera, al mismo tiempo con los medios que disponemos y a la medida de los que aprenden. La creatividad, la inteligencia y el contexto es importante para innovar.

  • en efecto la para partir en la innovación nos requiere que seamos capaces de desarrollar una excelente creatividad, y el uso de la nuevas tecnologías son solo herramientas para facilitar el desarrollo de las mismas. desde que el profesor empieza a reinventar la forma de enseñar. Excelente gracias.

  • Excelente mensaje relacionado con la educación e innovación,si todos comprendiéramos estos vocablos de compartir nuestros conocimientos con los que menos saben, de enseñar con flexibilidad, de ser empáticos cuando evaluamos y hacer mejoras continuas para quienes enseñamos. Atentamente

Ver más

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios