¿En qué consiste el estudio que realiza sobre el aprendizaje?
Estoy investigando el desarrollo del lenguaje en los niños, analizando tanto el comportamiento de aquellos que son monolingües, como los bilingües. Los resultados obtenidos a partir de este análisis de lenguaje nos ayudan a predecir su éxito en la escuela, y también su futuro dentro del mundo global en el que vivimos. La capacidad de comunicarse en más de un idioma es muy importante.

¿Qué le impulsó a iniciar estas investigaciones?
Quería adentrarme a entender el funcionamiento del cerebro humano e investigar el proceso  del lenguaje, como elemento que proporciona una ventana para obtener información sobre la mente humana.

¿Cuál es el objetivo final de sus investigaciones?
Me gustaría entender cómo el cerebro domina el lenguaje y los factores que hacen que el aprendizaje sea diferente. Mis estudios muestran que el contacto con distintos idiomas y la interacción social, son las dos variables más importantes para aprender distintas lenguas.

Usted afirma que los bebés tienen una genialidad lingüística hasta los 7 años. ¿Cree que esta situación debería motivar cambios en el sistema educativo?
Las investigaciones científicas muestran que la capacidad que tenemos para aprender un segundo idioma disminuye después de los siete años. El sistema educativo debería adaptarse a estas conclusiones para cambiar la forma en que se enseña un segundo idioma. He trabajado en los Centros de Educación Temprana de Madrid, con niños de siete meses a tres años y mis estudios revelan que dedicando únicamente una hora al día, todos los niños pueden aprender un segundo idioma. Para conseguirlo nos basamos en la investigación que nos muestra que los niños aprenden a través de la interacción social, que implica juegos y actividades de lenguaje. Este tipo de prácticas  además de encantar a los niños, hace que aprendan increíblemente rápido.

¿Por qué los bebés no aprenden un idioma delante de una pantalla o con audio?
El cerebro social “bloquea” el aprendizaje inicial del idioma. Los bebés necesitan un compañero social interactivo para aprender. El lenguaje evolucionó porque los primeros humanos necesitaban comunicarse para sobrevivir. Este deseo de comunicarse existe también en los más pequeños, pero las pantallas o las máquinas no son un ser social para un niño. Este es el motivo por el cual no existe aprendizaje.

Si solo aprenden a través de la interacción social. ¿Qué papel deben jugar los maestros en el desarrollo de los niños?
Para tener éxito, los profesores tienen que involucrar a los niños, interactuar con ellos, no sólo hablarles, sino también hacerles partícipes e incentivar una comunicación completamente bidireccional. De esta manera es como sus cerebros pueden aprender. Nuestros estudios de imágenes cerebrales muestran que cuando los niños pequeños escuchan el habla, los centros cerebrales del lenguaje están activos, incluso antes de que puedan articular palabras. Esto significa que hablarle a un niño permite que su cerebro esté activo para responder y unirse a la conversación. 

Sus investigaciones concluyen que después de los siete años nos volvemos oyentes culturales, ¿Por qué se produce este cambio?
No estamos totalmente seguros, pero mi hipótesis es que el cerebro del niño está “listo” para que la experiencia (el lenguaje en este caso) desarrolle la arquitectura del cerebro para prepararlo para el lenguaje y para adaptarse a patrones culturales. Una vez esa arquitectura comienza a formarse, hay un “estrechamiento” de la percepción, y se produce una compensación entre la apertura total del cerebro de los niños y el más “estrecho” del adulto, que se ha ido formando a partir de las experiencias adquiridas. Cuando el cerebro ya está formado tiene menos neuroplasticidad, lo que significa menor capacidad de cambiar con nuevas experiencias.

La diversidad cultural que hay actualmente en las aulas, ¿favorece el aprendizaje?
No tengo ninguna duda. La diversidad cultural es buena para los niños ya que les expone a cambios en su pensamiento,  y les ayuda a aumentar la apertura y la flexibilidad del cerebro.

La comunicación es algo fundamental en todas las edades. ¿Cree que puede influir su estudio en la sociedad, más allá del campo educativo?
El aprendizaje de idiomas es un gran ejemplo de cómo aprenden los humanos y, por tanto, considero  que puede servir como modelo para aprender de una manera mucho más amplia.

Por último, después de sus investigaciones ¿Daría algún consejo a los padres para mejorar la educación de sus hijos?
Los padres y las madres deben ayudar por igual a educar a sus hijos e hijas. Deben interactuar con ellos desde muy pequeños, ya que es en los años iniciales cuando se puede influir en gran medida en sus habilidades, hábitos y creencias fundamentales.


Si te ha gustado la entrevista a Patricia Kuhl, no te pierdas la de Bernhard Niesner: “Se aprende muchísimo cometiendo errores”.

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Comentarios (1)

  • Gabriela Trujillo Pérez

    Me gustaría comentar sobre la entrevista a Patricia Kuhl, que aparte de todo lo que ella explica acerca del deber de los padres, también es bueno que nos ayuden a los maestros de idiomas en este caso Inglés, que exponga a los niños con exposición al inglés en casa en forma de juegos, lecturas o vídeos. Gracias

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios