Recetas para fomentar la lectura en adolescentes

Germán Cánovas

Es profesor de Lengua, Literatura y jefe del departamento de castellano en Europa International School, Sant Cugat. Es, además, miembro fundador de GrOC (Gramática Orientada a las Competencias). Escribió, junto a Raquel Raposo, el material de fomento de la lectura "¿Por qué leemos?".  

El fomento de la lectura a partir de la adolescencia (me refiero aquí a la lectura como fuente de placer, de descubrimiento del mundo y de autoconocimiento) debe ser, a mi entender, un ejercicio honesto, liberado de prejuicios y alejado del sermón. Resulta horrible escuchar a un alumno admitir, cuando es cuestionado sobre el asunto, que debe leer para tener cultura “y esas cosas”. Me parece una tarea improductiva la de promover la lectura entre los jóvenes si se hace desde una perspectiva evangelizadora y universal. El alumno entiende el sermón, lo incorpora a su discurso y probablemente consigamos, con el tiempo, que se sienta culpable por el hecho de no leer. Nada más.

Lectura y adolescentes | Tiching

Leer no es una necesidad, pero empezar a leer puede generar la necesidad de seguir leyendo. La lectura no nos salvaguarda de la estrechez de miras, de la intolerancia o de la idiotez. Nunca he intentado introducir la medicina adoctrinadora entre las mieles de lo literario, por la sencilla razón de que creo que la miel ya es suficiente medicina, y no querría que mis alumnos acabarán pensando que la literatura es una golosina inconsistente que sirve para hacer pasar mejor el mal trago de la cultura.

Más de la mitad de los adultos no lee si no es por cuestiones de trabajo. Miren a su alrededor en una sala de profesores (y hablo de profesores) y pregúntense cuántos libros han leído en los últimos seis meses. No tienen tiempo, se ve. Lo mismo que me dicen los alumnos antes de que yo les responda que el problema no es el tiempo, sino que no les gusta lo suficiente. Y no pasa nada. La amenaza de que la falta de lectura va a tener graves consecuencias en sus vidas nunca se cumple, y por lo tanto es una estrategia que hay que empezar a replantearse.

En fin, en las recetas que ofrezco a continuación para el fomento de la lectura tengo en cuenta siempre estas cuestiones: que la mayoría de los adultos no lee, que la lectura como prejuicio no crea lectores, que la verdadera lectura es un descubrimiento, que existen otras opciones para experimentar placer estético y para evadirse de la realidad, que la lectura de novelas nunca ha estado bien considerada o ha sido considerada incluso como perniciosa y que fue en estos contextos cuando la novela vivió sus etapas de auge y esplendor. En fin, que la mejor manera de fomentarla es no adoctrinar ni mostrarse desesperado por fomentarla. La desesperación está reñida con la capacidad de seducir. Prefiero dejarles intuir un espacio infinito y riquísimo al que están invitados a entrar y dejar la puerta entreabierta. Que no entre nadie cuya alma no tenga sed, les digo fingiendo que, por bromear, me pongo estupendo. Quien quiera entender, que entienda.

Por si a alguien le sirve de inspiración, ofrezco algunas recetas que empleo con mis alumnos para fomentar la lectura a partir de la adolescencia en Europa International School.

  1. No les imponemos en el colegio lecturas obligatorias, les damos a escoger entre una larga lista de lecturas optativas y cuando las han leído me reúno con ellos en el recreo o después de clase para hablar de sus impresiones.
  2. Intento evitar prejuicios hacia lo que ellos leen, acepto recomendaciones de lectura y procuro leerlas porque a ellos les hace ilusión que sea el profesor quien descubre un libro gracias a su recomendación.
  3. No controlo si se ha leído un libro con un cuestionario. Prefiero evitar un clima de sospecha y desconfianza. No hay ninguna razón para pensar que me están engañando. ¿Por qué deberían hacerlo? La lectura es voluntaria, solo para subir nota.
  4. Arranco novelas en clase. Leo las primeras páginas en una sesión e intento despertar en ellos la necesidad de seguir leyendo.
  5. Llego a clase diciendo que me siento apenado porque acabo de leer una novela que me encantaría recomendarles pero que no puedo hacerlo porque es “demasiado fuerte”. Siempre caen.
  6. Nunca les hago sentir inferiores intelectualmente por el hecho de no querer leer novelas o poesía. Entre otras cosas porque no creo que sea así. Les hago notar, eso sí, que creo que son más infelices.

¿Se te ocurren más ideas para fomentar la lectura sin convertirla en algo obligatorio? ¿Crees que son más efectivas? ¡Comparte con nosotros tus opiniones!

Por Germán Cánovas

Comentarios(30)

  • Alberto García G.

    Profesor Germán, considero muy atinados sus comentarios y por supuesto que es fuente de inspiración para ser soberbios lectores y ser apreciados de inmediato brillando con luz propia digana de generar admiracion.
    Lo bien hecho se imita y que bien nos haria tener en el pais esa capacidad o mas bien diria esa virtud en nuestros adolecentes y niños.
    Saludos
    C.P. Alberto García G.

  • Me ha encantado la opción 5. Gracias por las recomendaciones.

  • Estoy muy de acuerdo con el texto. Yo intento poner en práctica estrategias similares con mis alumnos. Este año, en concreto, estamos llevando adelante un club de lectura con 4º de ESO centrado en la fantasía, el terror y la ciencia ficción, enfocados como “literatura adulta” que les voy descubriendo. Creo que uno de los principales problemas es que los propios profesores están bastante desconectados de esos géneros, que son, en mi opinión, fundamentales para la animación lectora. Es maravilloso enseñarles cómo pueden encontrar los mismos mundos que en el cine, las series o los videojuegos en la lectura. Y ver que funciona, y que les engancha.

    Un saludo.

  • Hola! soy psicopedagoga y me gustaría que me recomienden material de lectura para trabajar con los adolescentes durante las sesiones.Gracias!!

  • Totalmente de acuedo. ¿Podrías indicarme qué inicios de obras has usado para estimular su continuación? Gracias.

  • Nora Reyes Costilla

    Excelentes sugerencias. Yo remarcaría el hecho de que el consejo jala pero el ejemplo arrastra. Muchas gracias.

  • Lograr que todos lean es una tarea difícil pero no imposible es por ello que para logar que las demás personas lean nosotros mismos deberíamos empezar por desarrollar esas habilidades. Para poder desarrollar el habito de la lectura es importante que desde el embarazo se le les lea a los niños del mismo modo un error que se ha venido cometiendo es obligar a los niños a leer un libro que no les gusta, porque se lo recomendaron o para hacer una tarea . Es importante que para que un niño le tome el gusto por la lectura la primera vez que lea un libro sea el que realmente le gustaría ya sea un cuento, un poema, novela de amor etc. Al momento que el alumno comience a leer el primer libro que realmente el escogió por si solo y si le agrado desde ese mismo momento leerá por gusto y no por obligación

  • Hola, mi nombre, Pablo, joven que le gusta escribir y que ha terminado una novela de fantasía, Realmente utilizo la fantasía para atraer al joven lector pero es un libro que intenta
    enseñar, dar un mensaje y sobre todo, atrapar al adolescente y que descubra el placer de leer
    http://pablojosegutierrez.wix.com/lacaidadelinmortal#!bio/c1ktj

  • Hola, mi nombre, Pablo, joven que le gusta escribir y que ha terminado una novela de fantasía, Realmente utilizo la fantasía para atraer al joven lector pero es un libro que intenta enseñar, dar un mensaje y sobre todo, atrapar al adolescente y que descubra el placer de leer

  • Hola Germán
    Tengo un hijo de 16 años disléxico el cual rehúye de la lectura. A mi no me gusta la tele me aburre sobremanera es mi somnífero ideal, y siempre he intentado hacerle ver como se disfruta metiéndose en un libro que te atrapa y te hace sentir único, porque solo tú lo estás viviendo e interpretando, cosa que nunca he conseguido sentir con una película. He intentado que pruebe libros que a mi me han marcado, debo decir que me gusta leer pero no me leo todo lo que cae en mis manos. Sé que por su problema con la dislexia es el doble de difícil conseguir que le atrape la lectura pero , aunque estoy de acuerdo con tu planteamiento, la lectura es imprescindible para enriquecer la expresión y el vocabulario y a él le hace mucha falta.
    ¿Qué le recomendarías leer a un adolescente disléxico para conseguir atraparlo?

    gracias por tu consejo

  • Hola Germán, mi hijo tiene casi 13 años y no hay manera de fomentar la lectura a pesar de estar en casa rodeado de libros para todas las edades… dice ” que no le gusta”, y aconsejado por mi ex de que la lectura no ” sirve para nada” veo derrumbados mis esfuerzos por motivarle, por que descubra la magia de la lectura y por que realice cuan falso es que la lectura ” no sirve para nada”. ¿ Como puedo ayudar? Muchas gracias !

  • Hola Germán,
    mi hijo de casi 13 años ” no le gusta leer” pese a estar rodeado en casa de decenas y decenas de libros de todas las edades. Mal influenciado por las palabras de mi ex dónde ” la lectura no sirve para nada”, veo todo mi esfuerzo derrumbado en que le nazca la motivación y que algo mágico ocurra para que descubra cuan es falso es decir que ” no sirve para nada ” ¿Qué puedo hacer? Muchas gracias!

  • Germán, que oportuno, ameno y orientador me ha sido encontrar éste blog. Estoy por iniciar un taller de círculos de lectura para jóvenes en zonas urbanas marginales y la experiencia que nos compartes resulta inspiradora.

    Muchas gracias y buena fortuna en todo lo que hagas¡¡

  • Germán Cánovas

    Querido Mauricio:
    Digo lo contrario denlo que has entendido. Precisamente digo que la lectura no nos salvaguarda de la idiotez. Por otra parte no entiendo lo de los prejuicios. En todo caso entiendo que puedo incurrir en generalizaciones o juicios precipitados, pero que la lectura no nos salvaguarda de la idiotez lo puedo comprobar a menudo. Lo acabo de comprobar hace unos minutos, de hecho.
    Muchas gracias por tu gran aportación.

  • Dinorah López

    La lectura es como un producto que usas y es buenísimo! y en seguida lo comentas con todo el que se te acerca.
    Para crear hábitos de lectura hay que modelar esa realidad, hablar de ello. Es picar la curiosidad.
    Una de mis hijas no le gustaba leer cuando empezó su adolescencia y un día me lo dijo abiertamente, yo le dije tranquila a todo el mundo no le gusta comer melón con azúcar y no pasa nada.
    Pero, aprovechando la mudanza a una casa nueva le compramos una biblioteca a cada niña y ella dijo: para lo que yo leo. Bueno, para algo servirá aunque sea de adorno.
    Y, hoy es una lectora asidua. E, incluso se ha comprado libros a su gusto. Y escribe, ella dice que está haciendo su propio libro. La verdad, no sé si es verdad, pero es probable.

  • excelente aporte, lo tomaré en cuenta. Gracias

  • Me parece que partes de muchos prejuicios, por un lado cuestionas la cultura doctrinaria y por otro dices que te libera de la idiotez. Bue…

  • Es verdad eso que dices.
    A mí siempre me ha gustado leer, pero cuando estaba en 3º y 4º ESO, tuve una profesora que hacía algo parecido a lo que comentas. Es cierto que los libros eran obligatorios, pero cada uno podía leerse los libros que quisiera: Si no estaba acostumbrado a hacerlo, podía escoger uno de menos páginas y, si lo estaba [mi caso], uno más voluminoso.
    También empleábamos el primer cuarto de horas antes de cada clase en leer el libro que teníamos y, lo que considero más importantes y que podría ser más interesante en cuanto a este artículo, es que a principio de curso se hacía un fondo común donde cada uno llevaba un par de libros y después se escogían de allí.

  • rosario montiel zapata

    en verdad es interesante la lectura y si hay una mejor manera de que a un niño le interese es iniciando con lecturas cortas de cuentos.
    luego ir cambiando a lecturas formales ,el objetivo es lograr que del diario lean por lo menos 10 minutos diarios ,existirá el momento en que les interese mas viajar en el mundo de la imaginación y les agradara mas

  • Ruth Santodomingo

    Gracias Germán me gustan los puntos que manejas. El mejor es el de dejar a los chicos que ellos escojan sus lecturas, pues ellos tienen diferentes contextos que pueden ampliar su visión y poco a poco gustar de otras lecturas.

  • Ruth Santodomingo

    Gracias Germán me agradan los puntos, sobre todo el de no obligarlos a leer lo que no quieren. Usar sus propios recursos y gustos es como mejor gustan de la lectura.

  • Interesantísimo tengo una hija adolescente que no le gusta leer y la he tratado de enganchar usando libros que ya leyó, tus aportes son geniales, gracias, saludossssss

  • Elizabeth Salazar

    Me parece super importante tus consejos, ya que cuando forzamos a leer a los alumnos , la lectura se convierte en una tortura, más aún cuando la obra literaria no tiene importancia para ellos.

  • Hola Germán. Totalmente de acuerdo!! no son acaso los propios profesores los más alejados realmente de la verdadera cultura??
    La lectura siempre ha sido un acto de soledad elegida.
    Gracias

  • MARIA DOLORES RANGEL SERRATO

    Me encantaron las recomendaciones que das y me pone a pensar que nosotros pedimos a los muchachos que lleven un control de lo que leen y me doy cuenta que a veces se llena el formato pero no se lee o no se hace por gusto.
    Mil gracias por compartir y con tus aportaciones seguiré buscando despertar el gusto por la lectura.
    saludossssssssssssss

  • Carmelina Lopez de Lozano

    Tu trabajo es magnífico, Jorge, siempre estoy buscando estrategias que motiven a la lectura a gente joven y adulta, tu trabajo será valioso para ellos.
    Por otra parte me gustaría conocer y obtener lo relativo a tu trabajo sobre la Gramática y competencias, te agradecería mucho considerar esa posibilidad, gracias y saludos exitosos para el 2014.

  • Germán Cánovas

    Tienes razón, Gem: muchas veces se comenta también en clase y ellos explican a los demás por qué recomiendan una determinada obra. Depende mucho de la programación y del tiempo de que disponga. También de la naturaleza del libro. No me parece una mala idea dedicar un tiempo exclusivo para ello en el aula. Sin embargo, en la charla personal, se genera una complicidad especial. Noto que les hace ilusión comentar su experiencia, su vivencia del libro. En este sentido, cuando lo hacen delante de todos lo hacen algo condicionados por la percepción de los demás. En las charlas del recreo somos dos, tres personas comentando el mismo libro, y se sienten muy atendidos. Se genera complicidad y surgen comentarios espontáneos muy ricos. Lo importante es encontrar lo que le funciona al alumno que tienes delante. Gracias por tu comentario y tu lectura, un placer.

  • Estoy de acuerdo contigo en todas tus recetas; este año dedico un rato de vez en cuando a presentar libros en el aula, y he comprobado que hay una relación directamente proporcional entre el tiempo y el entusiasmo que yo le dedicado a un libro en clase y el número de alumnos que lo eligen para leerlo -salvo alguna excepción, donde me gana el boca a boca-. Sin embargo, no acabo de entender por qué hay que comentar los libros fuera de clase, en el recreo o después. ¿Es que no forma parte de los aprendizajes del aula? Ahora mismo me planteo cómo organizarlo, puesto que les hemos dado una lista de lecturas optativas, y si aun así ninguna les convence, les dejo elegir otra. También les pido que al menos dos alumnos lean ese libro, para que luego puedan comentarlo entre ellos y presentarlo al grupo. Me parece fundamental que ellos también tengan su espacio para compartir lo que piensan dentro del aula.

  • MUY INTERESANTE TU APORTACIÓN. HAY QUE QUITAR CASPA DE LOS SISTEMAS ENQUISTADOS Y ANIMAR A PENSAR ADEMÁS DE LEER….A MUCHOS PROFESORES Y CLARO ESTÁ A LOS ALUMNOS…

  • Muy buenas ideas, que pena que justo haya acabado de estudiar, con la mitad de esas ideas quizás hubieran conseguido que leyera algo.

Ver más

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios