Trazabilidad educativa: ¡realiza un seguimiento personalizado!

Poder personalizar el proceso de aprendizaje a cada estudiante es vital para facilitar su progreso y conseguir que utilice todo su potencial. Es necesario adaptar la enseñanza a las necesidades de cada alumno para lograr atender sus dificultades y aprender a potenciar sus puntos más fuertes. Aquí interviene la trazabilidad educativa, un elemento importantísimo en este proceso. ¿Sabes qué es y cómo funciona?

Trazabilidad educativa | Tiching

La trazabilidad educativa nos permite hacer un seguimiento personalizado de la evolución del aprendizaje de nuestros alumnos, y así atender a la diversidad de necesidades en nuestra aula. Para ello, es necesario poder obtener los datos que nos muestren la actividad, los resultados y el progreso de los alumnos.

Todo ello, es ahora mucho más fácil gracias a las nuevas tecnologías, que consiguen que el proceso sea mucho más rápido y automático, además de permitir que el docente pueda acceder a información que de otra forma no tendría: en qué momento trabajan sus estudiantes, cuánto tiempo le dedican, cuántos intentos necesitan en cada pregunta… No obstante, ante tanta información, el reto más importante para los docentes es saber utilizar todos los datos recogidos para personalizar el aprendizaje de cada alumno. Es igualmente importante que la plataforma utilizada sea de sencillo manejo para todos; que permita a los docentes menos habituados a las TIC adaptarse a ella rápidamente e, incluso, que facilite que también los familiares puedan hacerlo.

¿Cómo funciona la trazabilidad educativa?

Utilizar herramientas digitales orientadas a este objetivo nos permite acceder a una gran cantidad de datos que nos aportarán la información necesaria para personalizar la educación a cada alumno. Aunque varían según la plataforma, generalmente podemos agruparlas en dos categorías:

  • Seguimiento de uso: Se refiere a los datos relacionados con las conexiones a la plataforma y a cada recurso. Cuántas veces la visitan, cuánto tiempo dedican a cada recurso, cuántas veces acceden a ellos…
  • Seguimiento de actividades: Suelen incluirse dos tipos de actividades, las autocorrectivas y las entregables. Las primeras, de respuesta cerrada (tipo test), tienen la ventaja de que son corregidas de forma automática por la aplicación, lo que ahorra un tiempo considerable al docente. Los trabajos entregables, por su parte, requieren que sea el profesor el que los revise y valore personalmente. En ambos casos, se podrá acceder a todos los datos relativos al tiempo dedicado, si han necesitado salir de la página para buscar más información, los intentos realizados, etc. Además, también puede medirse la participación en foros y debates.

Es también habitual que las herramientas nos permitan elaborar un seguimiento del progreso de los alumnos. Para ello, generan automáticamente informes a partir de las diferentes actividades y el uso de la plataforma, pudiendo referirse al conjunto de la clase o a estudiantes individuales.

Como ves, puede suponer un cambio importante en la forma de enseñar. El docente guía y evalúa el proceso de aprendizaje individualmente pudiendo aportar a cada alumno los recursos, soportes y ayudas necesarias según su desarrollo. De esta manera, cada estudiante puede desarrollar un proceso de aprendizaje personalizado que le permite aprender de forma más eficaz, autónoma y rica.

Si te has quedado con ganas de más, échale un ojo a Edubook 3D, un ejemplo de aplicación multiplataforma que ya permite realizar el seguimiento personalizado de nuestros alumnos. Con versión offline y online, nos permitirá trabajar también sin acceso a internet de forma sincronizada, además de incluir todas las utilidades de las que hemos hablado anteriormente.

¿Y a tí, qué te parece el empleo de libros de textos digitales? ¿Los usas en tus clases? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 600.000 personas ya se han unido!

Comentarios(4)

  • La trazabilidad es una herramienta muy valiosa en la cual se imparte el conocimiento casi personalizada, dando oportunidad a incrementar y potencializar el conocimiento en los estudiantes. Ademas acompañada con el uso de las herramientas tecnologicas creemos muy seguramente que este sistema es eficaz en la educacion moderna.

  • Hola Jordi. No coincido del todo con tu comentario, ya que creo que el sentido del artículo difiere un poco del Adaptive Learning que (creo que) mencionas.Aquíi la idea es que los docentes personalicen el aprendizaje a partir de las informaciones que tenemos la oportunidad de recoger mediante las nuevas tecnologías y que son interpretadas por el docente para conocer a sus alumnos. En este sentido, el papel del docente es mucho más interesante ya que puede hacer un seguimiento de los progresos, hábitos de estudio y mejoras o dificultades de los estudiantes y poder ofrecer refuerzos o recursos alternativos que den respuesta a las necesidades de cada alumno.

    En resumen, la trazabilidad, tal como la entiendo, tiene que ofrecer al docente toda la información necesaria para poder conocer a sus estudiantes, individualmente y como clase, para poder responder a sus necesidades y, finalmente, personalizar los recursos, contenidos y metodologías más adecuadas para ellos.

    Con el comentario de Josep coincido un poco más. Enlazando con elartículoo y la respuesta anterior, creo que es mejor poder personalizar un libro de texto de veinti-pico maneras diferentes (una para cada estudiante) que tener que usar un único libro para todos ellos. Así pues, la información recogida de la actividad y los progresos de los alumnos deben permitirnos adaptar los ”libros de texto” (sigo usando este nombre, pero más bien por motivos semánticos y de comprensión) y convertirlos en recursos dinámicos que se adapten a las diferentes necesidades de cada alumno y cada momento de su desarrollo.

  • La “trazabilidad”, como eufemismo del “adaptive learning”, es un termino muy apropiado. Nos remite a las de lonchas de jamón de York del super. Pero es el fin de la profesión docente. Los maestr@s ya no serán necesarios. Por fin las máquinas, obedientes e incansables, educarán a los niños en la doctrina oficial del Estado. Pensadlo un poco antes de proponer pedagogías conductistas de comado y control.

  • Con todos los respetos, creo que el concepto “libro de texto” es, desde mediados del siglo XX, un error histórico que nuestros jóvenes pagaron, pagan y pagarán. Es burocracia y complemento vitamínico. Lo contrario de lo que necesita un joven sano i vital.

Ver más

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios