Ecología en clase: ¿conoces los ecoproyectores?

Adaptar el centro educativo para que sea respetuoso con el medio ambiente es la mejor forma de transmitir el cuidado de la naturaleza. Los recursos de la Tierra son limitados, y por eso no basta con repetir el mensaje a los alumnos: debemos ponernos manos a la obra. Si ya en casa reciclamos, usamos bombillas de bajo consumo, o ahorramos agua, ¿por qué no hacerlo también en nuestro centro educativo?

Ecoproyectores | Tiching

Cada granito cuenta, y por eso debemos concienciar a nuestros estudiantes de que sus pequeñas acciones influyen en el estado del medio ambiente. Convertir la ecología en algo divertido no es complicado si se trabaja como una actividad más del aula, haciendo partícipes a los alumnos y sacando siempre el lado más entretenido y ameno.

Las diferentes áreas de trabajo son muchas: consumo responsable, ahorro de energía, cuidado de plantas y animales, aprovechamiento de los recursos, conservación del entorno, ahorro de agua, etc. Podemos dedicar un mes a cada una de ellas, e ir incorporando las diversas acciones y rutinas…¡hasta convertirnos en unos magníficos cuidadores de la Tierra y el medio ambiente!

¿Qué podemos hacer por nuestro planeta en la escuela?

Además de las diferentes actividades con los estudiantes, convertir el centro educativo en un ejemplo de eficiencia energética y medioambiental es un paso imprescindible en la transmisión de estos valores a los más pequeños. A continuación te sugerimos algunas ideas que esperamos te sean de utilidad en vuestro nuevo proyecto:

  • Educar en el consumo responsable: El aprovechamiento de los recursos debe ser uno de los pilares del funcionamiento del centro. No basta únicamente con comprar materiales reciclados, sino que se debe disminuir la compra de los mismos. Para ello, es necesario no malgastarlos e intentar sustituirlos por materiales no fungibles, que no se gasten con el uso. Un buen ejemplo es pedir que no traigan la merienda envuelta en papel de aluminio o film, sino en un envase hermético o una tela.
  • Hacer del ahorro energético un trabajo diario: Apagar las luces cuando no se utilicen o utilizar bombillas y aparatos de bajo consumo son tareas en las que tanto los docentes como el alumnado deben ser responsables.
  • Reciclar y separar los residuos: Separar la basura puede llegar a ser un juego muy entretenido para los niños, pero si además les concienciamos de su importancia medioambiental, tendrán razones de peso para llevarlo a la práctica. Para ello, es necesario que en el centro existan diferentes contenedores para que puedan aprender a separar cada residuo según su material.
  • Convertir el patio de recreo en un lugar para experimentar de primera mano con la naturaleza: Los huertos urbanos cambian y mejoran el espacio de las ciudades y pueblos, pero si además implicamos en su cuidado a los más pequeños…¡las ventajas son incalculables! A partir de él pueden conocer de dónde vienen las diferentes frutas y verduras, y aprender sobre agricultura ecológica o soberanía alimentaria. Seguro que la experiencia será inolvidable.
  • Realizar campañas de ahorro de agua: Se pueden colocar carteles en todos los grifos del centro, además de que los profesores recuerden frecuentemente la importancia de un uso responsable. Es importante también arreglar rápidamente cualquier escape o avería, y colocar difusores y demás mecanismos de ahorro en todos los grifos.
  • Implicar a las familias: pidiendo su colaboración para continuar en casa con estas prácticas, e incluso organizar actividades colectivas en las que se requiera su participación.

Ecoproyectores: transmitiendo valores y ahorrando energía

Una interesante forma de poner en práctica acciones que cuiden el medio ambiente es elegir proyectores que ahorren energía cuando debamos sustituir estos aparatos en nuestras aulas.

La obsolescencia programada es otro de los problemas que hoy en día perjudican a nuestro medio ambiente, y que afecta también a los proyectores habituales: sus lámparas duran muy poco tiempo y tienen un pronóstico de vida muy bajo. Los ecoproyectores , por su parte, no necesitan mantenimiento ni tampoco cambiar su bombilla. De bajo consumo y libres de mercurio, son unos de los más vendidos en países como Japón, Holanda o Inglaterra.

Con su nueva tecnología de iluminación híbrida (mezcla de láser y LED), permiten al usuario ahorrar hasta el 70% en la factura de la luz sin contaminar el medio ambiente, y, además, posibilitan conectar sin necesidad de cables diferentes dispositivos móviles, como tablets, smartphones o portátiles. Algunos centros, como el colegio Jesuïtes Sarrià Sant Ignasi, en Barcelona, ya ha conseguido multitud de ventajas con este cambio, tanto a nivel educativo como medioambiental y económico.

¿Y en tu centro? ¿Hay alguna práctica que llevéis a cabo para cuidar del medio ambiente y que no hayamos nombrado en este artículo? ¡Compártela con nosotros!

Acerca del autor

Tiching

Tiching es la red educativa escolar para encontrar, compartir y gestionar todo aquello relacionado con la educación. ¡Más de 400.000 personas ya se han unido!

Comentarios(3)

  • Maria del Pilar Suarez

    Bien interesante este tema, en nuestro colegio estamos en el proceso de reciclar y separar residuos solidos,esperamos buenos logros…

    i

  • ¡Hola Francisco! Por fortuna ya están en México ya llegarón tambien los ecoproyectores, son los Proyectores CASIO. puedes encontrar los en http://www.casiomx.com/products/Projectors/ o en facebook.com/casiomexicoproyectores

  • FRANCISCO JAVIER BRENES

    EXCELENTE ARTICULO EN MEXICO ESTAMOS EN PAÑALES EN ECOLOGIA PERO CON ESTE CURSO SABREMOS USARLA FELICIDADES

Deja un comentario

(*) Campos obligatorios